“Las primarias están muy bien en las películas, pero no valen para una democracia representativa como la nuestra”; “Las primarias son un Pentecostés donde se hacen méritos para que gane uno y pierda otro”; “Me parece muy bien que ellos se elijan como les dé la gana y resuelvan sus problemas internos… mientras nosotros resolvemos los de los españoles”; “Ese sistema de elección solo sirve para hablar todo el día de ellos mismos y pelearse por ver quién le quita el puesto a quién”; “Las primarias no están haciendo mucho bien a los partidos y países donde se han celebrado”

Todas estas críticas no han sido pronunciadas por el PSOE o el resto de los partidos de la oposición al respecto de las primarias del Partido Popular, sino que fueron los que hoy se presentan a ellas (Casado, Soraya, Cospedal) o el hasta ahora líder del PP (Rajoy) quienes se refirieron de esta guisa a las Primarias celebradas en el PSOE en las que fue elegido Pedro Sánchez como Secretario General.

Dejando a un lado estas contradicciones a las que ya nos tienen acostumbrados los políticos que nos ha tocado sufrir y, aplaudiendo que hayan abrazado este sistema de participación y democracia interna con la fe del converso, no hay duda de que este proceso de elección al que va a someterse el Partido Popular por primera vez en su historia se presenta de lo más interesante a la par que abierto.

“no hay duda de que este proceso de elección al que va a someterse el Partido Popular por primera vez en su historia se presenta de lo más interesante a la par que abierto”

Cualquiera puede ser el nuevo líder popular al bajarse de la competición el favorito de prensa y público, Alberto Núñez Feijoo, en parte porque él quería venir por aclamación y parece que Soraya Sáenz de Santamaría no pensaba ponerle la alfombra roja ni el palio. En parte porque la amenaza de una guerra de dosieres con información más o menos sucia que ventilar a los cuatro vientos era más que real. En parte porque pudiendo seguir siendo el presidente de Galicia hasta 2020, cualquiera se arriesga a presentarse contra Sánchez y perder en un futuro indeterminado, que vista la flor en salva sea la parte que tiene el líder socialista, todo es posible.

Aunque son siete los llamados, casi todo el mundo coincide en que solo tres puedes ser los elegidos: María Dolores Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado. Lástima que el exministro Margallo cotice poco en las apuestas porque es la mejor apuesta que podría hacer el Partido Popular, un democristiano de toda la vida, de los que construyeron Europa pactando con los socialdemócratas, muy europeísta ahora que la amenaza de los fascismos y separatismos han puesto en peligro la UE, con espíritu conciliador, con un plan para Cataluña… pero sin poder orgánico por lo que, salvo sorpresa en las Gaunas, no pasará el corte de la primera vuelta.

“Por experiencia propia sé que las primarias, cuando se hacen a cara de perro, dividen a las bases, enfrentan a los compañeros de partido y abren unas heridas que ni el tiempo, ni el poder logran curar”

Si pasan las dos mujeres, ambas con gran poder en el aparato del PP, ambas muy ligadas a la etapa de Mariano Rajoy, ambas enemigas acérrimas la una de la otra, el Partido Popular quedará irremediablemente partido en dos y puede que herido de muerte en sus aspiraciones políticas de volver a gobernar España. Por experiencia propia sé que las primarias, cuando se hacen a cara de perro, dividen a las bases, enfrentan a los compañeros de partido y abren unas heridas que ni el tiempo, ni el poder logran curar.

Si da la campanada Casado, que pese parecer un invitado de última hora goza de grandes apoyos entre los que antaño fueron sus compañeros en Nuevas Generaciones del PP y que hoy son líderes regionales o locales con gran control de la vida interna de su organización, puede convertirse en el ganador, al contar inmediatamente con el apoyo de la que fuera descabalgada, o Cospedal o Soraya. Eso si la espada de Damocles de sus cursos, másteres y homologaciones universitarias no acaba en imputación (hoy investigación) y trunca su carrera política.

“Si pasan las dos mujeres, el Partido Popular quedará irremediablemente partido en dos y puede que herido de muerte en sus aspiraciones políticas de volver a gobernar España”

Lo cierto es que para el PP, Casado supondría cerrar de una vez la etapa de los tesoreros imputados, las cajas B, la financiación ilegal, los sobres, los discos duros, los finiquitos en forma de simulación, la boda de la hija de Aznar, la Gurtell, la Púnica, Lezo, Valencia, los amiguitos del alma, el Luis sé fuerte, hacemos lo que podemos, y todas esos casos aislados de esas personas de las que usted me habla que han colocado al Partido Popular en la oposición, contra todo pronóstico.

No me atrevo a vaticinar qué ocurrirá, máxime cuando los 800.000 militantes de los que presumía tanto el Partido Popular no son tales, hay apenas cien mil al corriente de pago, requisito indispensable para participar en la primarias y son los aparatos locales quienes se están encargando de llamar a la militancia para que acuda a las sedes a pagar e inscribirse en el proceso, lo que otorga un gran poder a quienes manejan la información y los censos.

De lo que sí estoy segura es de que no serán esas primarias de guante blanco y propuestas programáticas de las que andan presumiendo todos los candidatos estos días, habrá puyas, zancadillas, pellizquitos de monja y sorprendentes revelaciones de unos y otros, pues no en vano se conocen de toda la vida, han compartido encuentros y desencuentros y son todos unos profesionales de la política por más que presuman de sus oposiciones, carreras profesionales y formación internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here