Este lunes 27 de agosto, ha comenzado el nuevo curso político con la reunión de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados cuyo único Orden del día era atender a las distintas solicitudes de convocatoria de sesión extraordinaria del Pleno y de varias comisiones para la comparecencia del presidente del Gobierno y de 12 ministros; ya se van viendo las estrategias de unos y otros de cara a estos pocos meses que faltan antes de las elecciones municipales y autonómicas (si no generales).

“… ya se van viendo las estrategias de unos y otros de cara a estos pocos meses que faltan antes de las elecciones municipales y autonómicas (si no generales)”

El Gobierno se mantiene en su consigna de aguantar como sea. No consigue aprobar en plazo (expiró el 27 de agosto) el Techo de Gasto, senda de gasto, senda de estabilidad (nombre técnico) o como quiera llamarse al tope máximo de endeudamiento que podrá desarrollarse en los Presupuestos Generales del Estado, no solo porque el veto del Senado, en el que el PP tiene mayoría “absolutísima” lo hace imposible, sino porque tampoco consigue ponerse de acuerdo con sus socios de Moción de Censura, principalmente Podemos.

“El Gobierno se mantiene en su consigna de aguantar como sea”

Llegados a esta fecha, es más que probable, así lo anuncian los Letrados de la Cámara y lo recuerda el Partido Popular cada vez que tiene ocasión, que se esté fuera de plazo para la probación de los Presupuestos Generales del Estado 2019 y que Sánchez se vea abocado a prorrogar un año más los negociados por el PP, Ciudadanos y PNV, que fueron calificados por los socialistas como los más antisociales de la historia. Así, el socialista trabajará bajo la sombra de la derecha, otro año más, si pretende agotar la legislatura.

El Partido Popular sigue enfrascado en su reestructuración interna tras el triunfo de Pablo Casado en las primarias que se celebraron este verano (quien dice reestructuración dice purga del “sorayismo” perdedor), en dejar pasar los meses para que amaine el temporal del máster regalado en la misma Universidad que a Cifuentes y las convalidaciones masivas de su líder y en recuperar su electorado escorándose peligrosamente a la derecha, que más parece querer pelear con Vox por la ultra derecha que con Ciudadanos por el centro derecha. Ellos sabrán, puede salirles bien este envolverse en la bandera de España, flirtear con el franquismo, retroceder en los derechos individuales como el aborto, en una suerte de vuelta del aznarismo.

“El Partido Popular sigue enfrascado en su reestructuración interna tras el triunfo de Pablo Casado en las primarias que se celebraron este verano (quien dice reestructuración dice purga del “sorayismo” perdedor)”

España está cambiando mucho a golpe de populismo y posverdad y puede que ya no se ganen las elecciones por el centro, como siempre ha sucedido, aunque yo tengo mis dudas de que los españoles se hayan vuelto tan reaccionarios solo por la presencia de Podemos y el error socialista de elegir a un líder, como es Pedro Sánchez, que no comparte los principios y valores que han hecho gobernar durante décadas en toda España a su partido.

Podemos siguen sufriendo la ausencia mediática de sus líderes, retirados a cuidar de sus bebés recién nacidos y de la obra de su casoplón de lujo en la sierra madrileña, aunque recuperan espacio en los medios mediante el abrazo del oso al PSOE en la negociación de la senda de estabilidad y los Presupuestos Generales del Estado del año que viene con propuestas que tienen mucho tirón entre su electorado como la subida del IRPF a “los ricos”.

“Podemos siguen sufriendo la ausencia mediática de sus líderes, retirados a cuidar de sus bebés recién nacidos y de la obra de su casoplón de lujo en la sierra madrileña”

Su estrategia es cláramente la de dar la suficiente cuerda al PSOE para que Pedro Sánchez siga desgastándose en su continuo cambio de opinión por la presión de los medios o las redes sociales y su debilidad con 84 diputados. No quieren que caiga porque la debilidad del actual Partido Socialista solo es comparable con la debilidad de Podemos y necesitan tiempo para tratar de recuperar el viento a favor.

En Ciudadanos parecen ir recuperándose del desconcierto que se adueñó de la formación cuando prosperó la Moción de Censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa y frenó su casi segura llegada a la Moncloa. Tras un par de meses desaparecidos, parecen haber encontrado su camino en un tema que siempre les dio rédito electoral: la defensa de la unidad de España y los derechos de los no independentistas en Cataluña.

“En Ciudadanos parecen ir recuperándose del desconcierto que se adueñó de la formación cuando prosperó la Moción de Censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa y frenó su casi segura llegada a la Moncloa”

Como banderín de enganche no es mal tema, pero es preciso que recuperen la iniciativa en la propuesta de soluciones para los problemas reales de España y se dejen de competir con el PP por el votante de derechas, recuperando esa senda entre la socialdemocracia y lo socio liberal que les llevó a ser una de las opciones preferidas para los votantes desencantados
de los dos grandes partidos españoles.

El mundo independentista (aquí incluiré a catalanes y vascos pues parece que estos últimos están dispuestos a ser lo palmeros de los primeros para conseguir así avanzar en sus reivindicaciones de un auto gobierno casi total) está dispuesto a seguir tensando la cuerda con una Diada insoportable desde el punto de vista constitucional y pomposos factos el 1 de octubre y en el aniversario de la proclamación de la imaginaria República Catalana.

“El mundo independentista está dispuesto a seguir tensando la cuerda con una Diada insoportable desde el punto de vista constitucional y pomposos factos el 1 de octubre y en el aniversario de la proclamación de la imaginaria República Catalana”

Nuevamente la debilidad del gobierno de Sánchez hará imposible una contundente y necesaria respuesta del Estado ante el claro desafío catalán. Sin los votos de ERC y PdCAT es imposible sacar adelante los Presupuestos y sin ellos, ya he indicado antes que el papelón del Presidente del Gobierno sería insostenible.

En el año 2019 nos podemos encontrar con unas elecciones generales, además de las municipales y autonómicas previstas para mayo y las europeas previstas entre el 23 y el 26 del mismo mes. La tormenta perfecta para un panorama electoral abierto como es hoy el español. Un mar de oportunidades o peligros para todas las formaciones políticas. ¡Hagan juego, señores!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here