El pasado Martes 12 de Junio de 2018, se celebraba en Singapur una reunión única y sin precedentes. El Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump se concertaba junto al líder de la República Popular Democrática de Corea del Norte, Kim Jong-Un (김정은) para establecer un primer contacto internacional en el cual se trataron temas de carácter amistoso y general, con el fin de dialogar y, más adelante, negociar, sobre el armamento nuclear, las relaciones culturales o los tratados de comercio internacional.

Se trata de una nueva puerta abierta hacia un futuro todavía no escrito, y que por el momento aspira a dar como fruto un sinfín de resultados óptimos y de total entendimiento. Por eso, ante la suma expectación de la ciudadanía y la ambigüedad informativa por parte de algunos medios de comunicación, contamos en exclusiva con la explicación que nos ofrece Alejandro Cao de Benós, representante en Occidente de Corea del Norte, presidente de la Asociación de Amistad con Corea (KFA) y único comunicador oficial sobre lo que acontece en el país asiático. Él nos habla abiertamente sobre la situación en la que se encuentran los dos países en la actualidad, y sobre las posibilidades que se ofrecen por parte de Corea del Norte hacia un futuro cada vez más cercano, veraz y viable que sin duda nos anhela conocer a todos nosotros.

“ La posición de nuestra república respecto a las relaciones internacionales, diplomáticas o de amistad con cualquier país del mundo están basadas en el respeto mutuo, en la paz y la amistad. Esos son los principios cuando cualquier nación quiere establecer una relación con Corea del Norte, y con Estados Unidos no es una excepción.” — nos comentaba Alejandro, para hacernos entrar en materia sobre lo que más que probablemente estará ocurriendo en los próximos meses. 

 “antes de empezar a negociar sobre un futuro más amistoso y fructífero deben acabar con aquellas diferencias políticas, morales y militares”

“Ahora mismo el problema es que todavía nos encontramos en fase de guerra debido a la siguiente explicación: Los E.E.U.U comienzan la guerra el 25 junio de 1950, y el 27 Julio de 1953 se firma un tratado de armisticio, es decir, una tregua, pero todavía no se ha firmado la paz definitiva, por lo tanto antes de desarrollar otro tipo de vínculos como puedan ser los culturales o los comerciales es imprescindible firmar el tratado de paz que ponga fin a esa guerra.” — Explicaba con el fin de entender claramente la situación burocrática ante la que se encuentran ahora los dos países. Pues ambos antes de empezar a negociar sobre un futuro más amistoso y fructífero deben acabar con aquellas diferencias políticas, morales y militares a las que les impiden todavía desarrollarse unidos de manera libre y sin presión.

Tratamos de evitar también la presión económica que han ejercido durante tantos años a través de la sanción y el descrédito hacía la nación norcoreana”

“La reunión en Singapur ha sido muy positiva. Se ha sentado por primera vez un presidente norteamericano cara a cara con nuestros líderes, por lo cual se han establecido unas bases a partir de las cuales poder empezar a trabajar. Tendremos que ver si en los próximos meses, y sobre todo, en los próximos dos años, los Estados Unidos continúan en esa línea” —nos decía con clara esperanza y deseo— o si, de lo contrario, deciden optar por la agresión o por la amenaza, lo cual sería muy inconveniente y desalentador. Tratamos de evitar también la presión económica que han ejercido durante tantos años a través de la sanción y el descrédito hacía la nación norcoreana. — explicando así las numerosas persecuciones por parte de Donald Trump contra Kim Jon-Un y la ideología Juche (주체), que es la base que define la soberanía y la política de la República Popular Democrática de Corea del Norte.

 “Deseamos mantener buenas relaciones con todos los países del mundo. Esto incluye también a los EEUU”

“Deseamos mantener buenas relaciones con todos los países del mundo. Esto incluye también a los EEUU.  Por eso deseamos firmar la paz y acabar con esa situación de insostenible conflicto. Si se logra firmar el acuerdo y se invita a nuestro mariscal a visitar Washington D. C. y más adelante a Trump viaja a Pyongyang será un paso positivo para establecer relaciones diplomáticas. Queda clara la situación actual y que lo que desea el gobierno norcoreano es encontrar la paz y entendimiento entre ambos países”  —concluía así Alejandro, y trasmitiéndonos con ello la posibilidad de que esas puertas que ahora parecen abrirse hacía Estados Unidos, no tarden demasiado en ofrecer relaciones de amistad y cooperación con el resto de los continentes. Esperamos conocer pronto ese nuevo horizonte.

Compartir
Artículo anteriorReseña de “El bosque sabe tu nombre” de Alaitz Leceaga
Artículo siguienteEternamente rubia
Cristian Mozo
Cristian Mozo (Madrid,1998) es escritor, articulista y músico. Estudiante de Interpretación en Música Moderna por la Universidad Alfonso X El Sabio de Madrid. Ha colaborado con el diario El País a través del apartado El País de los Estudiantes (2016), publicado artículos junto con la revista Nos Vemos Los Jueves (2018) y escrito reseñas turísticas para la revista La Marea (2018). Actualmente se encuentra escribiendo su próxima novela ambientada en el franquismo y un riguroso estudio sobre las mujeres más influyentes del cine. Cuenta con el apoyo y asesoramiento profesional de escritoras como: Almudena Grandes, Rosa Montero o Cristina Morató.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here