Hoy se ha publicado el barómetro del CIS que, como toda encuesta, es una foto fija pero que, como todas las encuestas, fijan tendencias e intenciones, con una ventaja sobre el resto, no es de pago, no es a petición de parte, no tiene que contentar al cliente que la encarga y, suele ser la que más amplia base de muestreo presenta, precisamente porque es la que no está sujeta a limitaciones del presupuesto del que la paga.

Como todas las encuestas, son recibidas por los atañidos por ellas, según les conviene y a la vista de las reacciones, están todos contentos con este CIS, al menos de cara a la galería. Algo similar a lo que ocurre en la noche electoral donde todos se consideran ganadores de algo y están contentos por no se sabe muy bien qué: ganar a las encuestas, mejorar las perspectivas, no perder tanto como estaba previsto o, en el peor de los casos, haber salvado el escaño como forma de sustento familiar.

Si atendemos a la intención de voto directa, sin cocina, tan solo teniendo en cuenta lo que han contestado los encuestados en bruto, hay un claro vencedor CIUDADANOS que es la primera opción de los españoles con un 16,1%, seguida del PSOE con un 13,5%, el PP con un 12,1% y PODEMOS, bastante más lejos, con un 6,5%. Y comparándolo con el anterior CIS, con el de enero de 2018, Ciudadanos sigue subiendo, el PSOE y el PP bajan, y Podemos se queda como estaba.

Después, con la cocina, con la interpretación que hacen los profesionales de la demoscopia de lo que dicen los entrevistados, en relación con lo que votaron anteriormente y otras variables que no conocemos, que para eso han estudiado, la cosa queda con un PP en primer lugar con el 24%, seguido muy de cerca por CIUDADANOS con el 22,4% en un empate técnico con el PSOE con el 22% y nuevamente muy alejados, PODEMOS como cuarta fuerza con tan solo un 12%.

Las primeras reacciones públicas y lo que algunos conocemos por fuentes internas de unos y otros, lo que ha trascendido es que:

En el PP sienten alivio al seguir siendo primera fuerza ya que las encuestas de este CIS se realizaron en pleno culebrón de Cristina Cifuentes y su máster del todo a cien que acabó con la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, un bastión popular desde hace décadas. Piensan que resistir como opción preferida por la mayoría de los españoles, en su peor momento, es una buena noticia y creen que aún pueden ganar las próximas elecciones.

En el PSOE acusan el mazazo al ser relegados a la tercera fuerza, algo que pasó en enero de 2015 por primera vez en 35 años con el antiguo Pedro Sánchez al frente y que con el nuevo y renovado Pedro Sánchez al frente, vuelve a suceder. Aunque anden disimulando con que la derecha está fraccionada, que hay un triple empate y la única alternativa viable en la izquierda es el PSOE, lo cierto es que este CIS es de los peores que se recuerdan desde el advenimiento de la democracia.

En Podemos siguen viviendo en desconexión absoluta con la realidad, mantienen el discurso de muerte del bipartidismo, pese a que la suma PP+PSOE es mayor que la de CIUDADANOS+PODEMOS, y se aferran al discurso clásico de la izquierda frente a la derecha, tratando de convencer al votante de que Ciudadanos es tan de derechas como el PP y no se les puede votar, algo que el CIS parece dejar claro que ya no cala en los votantes, ni siquiera entre los progresistas.

En Ciudadanos impera una mal disimulada alegría y con razón, ganan en el voto directo, son segunda fuerza, muy cerca de la primera tras la cocina y su líder es el mejor valorado entre los cuatro grandes (aunque ninguno logre el aprobado lo que pone de manifiesto el desprestigio que se ha instalado en la política española). El CIS viene a confirmar lo que todas las encuestas de parte venían poniendo de manifiesto desde hace meses, crecen, crecen y crecen y pueden aspirar a todo.

Voy a dedicar unas líneas a analizar algo que debería preocupar y mucho, a los que nos sentimos socialdemócratas y creíamos que el PSOE era la única fuerza a la que podíamos votar. El 59% de los votantes del PSOE tienen poca o ninguna confianza en Pedro Sánchez. Si 6 de cada 10 votantes socialistas, progresistas, socialdemócratas, de izquierdas, de centro izquierda o como quieran definirnos sentimos que no se puede confiar en quien lidera el histórico Partido Socialista Obrero Español, ¿cómo pretende que le votemos? Luego se sorprenden de los resultados de este CIS que no vienen más que a poner de manifiesto lo que algunos llevamos advirtiendo desde hace varios años, si renuncias a tus principios y valores, los votantes somos libres de buscarlos en otras opciones políticas.

1 Comentario

  1. Obviamente Podemos no está en su primer momento, pero exponerlo como se expone en este artículo es falsear lo que dice el CIS. Si se dice que Podemos saca un 6,5% en IDV y un 12% en estimación habría que precisar que es sin contar el voto en 3 comunidades que suman 15,2 de los 47 millones de habitantes de España, es decir sobre los 2/3 de la población.

    La otra opción, es sumar las IDV y las estimaciones de las confluencias en esas comunidades como hacen de forma natural la mayoría de los medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here