El político honesto

El impertinente despertador comenzó a emitir una serie de quejidos extraños y me levanté sobresaltado. Hice mis habituales ejercicios de esgrima y doma equina...

Gilipollas

Hay quienes parecen que lo son pero, sin saber por qué, dudamos de su condición; quienes tienen pinta de serlo pero no sabemos muy...

El mudo que os grita

No tengo a nadie hay quien decirle que estoy solo. Todo sigue mal. En la calle es donde encuentro un poco de paz. Pisar...