No cabe duda de que Chequia es uno de los destinos a nivel mundial que más interés despierta. Y es que este país centroeuropeo reúne todo lo que se puede pedir: Historia, arte, gastronomía, naturaleza, formando un inolvidable mosaico que satisface los paladares más exigentes.
Hemos querido conversar con Markéta Lehečková, directora para España de la Oficina Checa de Turismo para que nos muestre esos lugares que solo los nativos conocen.

 

Un lugar para perderte

Praga, Praga, Praga. ¡Qué me lo reprochen! jajaja… Voy mucho y cada vez descubro algo nuevo en nuestra capital. Me encanta callejear, coger una calle e ir sin rumbo, sin saber dónde termino. Me encanta pasear por la ciudad con la mirada hacia arriba. Me encanta el movimiento que ha surgido en los barrios como Karlín, Holešovice, Žižkov, Smíchov, Vršovice…Me divierten los espacios industriales que en últimos años se convirtieron en espacios culturales. Me encanta escuchar el sonido de la ciudad el campaneo de los tranvías incluido y me encanta sentarme en un sitio con vistas o en una plaza, ponerme música en los cascos y observar como el mundo se mueve a “mi ritmo”. Me encantan las galerías de arte praguenses grandes y pequeñas. Me gusta sentarme a leer en sus cafés de todo tipo. Me encanta coger comida para llevar en los sofisticados o no tan sofisticados bistros praguenses y comérmela paseando en la calle. Y me encanta especialmente poder disfrutar de música de todo tipo en los sitios tan bellos o curiosos que tiene nuestra capital. Y qué no se me olvide el río! También me encanta, como no, sentarme en la orilla del río y ver como pasan los barcos, cisnes, agua, pensamientos…

 

Un lugar para descubrir

Olomouc. Por su belleza, monumentalidad, cultura, eventos, ambiente y también por sus alrededores. Te asombrará la columna barroca de Santísima Trinidad protegida por la Unesco, te sorprenderá el reloj astronómico del Ayuntamiento de Olomouc. El Museo de Arte Moderno de Olomouc es simplemente fantástico y el Museo archidiocesano impresionante por sus colecciones. En la iglesia de San Mauricio podemos escuchar uno de los órganos más grandes en Europa Central. El restaurante Entrée es una parada obligatoria. Y si queremos probar el único queso checo con denominación de origen, es aquí. Se llaman los quesitos de Olomouc. ¿Y la noche? La noche es joven en Olomouc.

 

Un hotel para dormir

Podría hablar de un sinfín de hoteles fantásticos para dormir por todo el país. El que más me llamó atención últimamente por su ambiente era Letohrádek sv. Vojtech, en la región de Vysocina, no muy lejos de la ciudad de Telc. Era como aparecer en un caserío encantado del cuento de Cenicienta…hasta he pasado algo de miedo…

Un restaurante para comer

Kohout na vine, en Brno. Una comida buenísima, la selección de vinos interesante, un ambiente muy agradable y un servicio encantador.

 

Un festival para disfrutar

El fantástico Colours of Ostrava, sin duda. El emplazamiento es alucinante, una antigua acería y el cartel es la verdadera razón para ir. Desde hace mucho, estoy cada año ante una decisión difícil…¿FIB de Benicasim o Colors of Ostrava?

 

Un parque natural que conocer

Suiza de Bohemia al norte del país. Es un espacio natural precioso, con formaciones rocosas, desfiladeros de ríos, casitas de madera. Es ideal para el senderimo y es allí donde se encuentra la famosa Puerta de Pravcice, el arco de piedra natural más grande. Además en la ciudad de Decin, puedes probar subir por la única vía ferrea urbana que tenemos en el país la pared del pastor. Hay vistas preciosas de la cuidad desde allí arriba. Yo lo hice hace 2 años y todavía siento la adrenalina. En la ciudad puedes alquilar una bici (sí, puede ser eléctrica) y darte un paseo precioso por el impresionante cañón del río Elba.

 

Una comida para degustar

Una sopa: Kulajda (crema de setas con patata), un plato principal: pato asado con col agridulce rehogada y knedlíky (dumplings en inglés, las típicas bolas de harina que acompañan carnes asadas o con salsas) y postre: cualquiera con requesón o semillas de amapola molidas. Aconsejo probar estos platos en su forma tradicional y también la moderna y sofisticada.

 

Un destino para una pareja

Bohemia del Sur. Definitivamente. Lo tiene todo. Bellas ciudades y pueblos románticos, una naturaleza impresionante con frondosos bosques, ríos, estanques, lagos, castillos y palacios, buena gastronomía. Os debería llamar atención si digo Cesky Krumlov, Trebon, Tábor, Ceske Budejovice, Hluboká, Rozmberk, Sumava, Holasovice. Lo suyo es coger un coche, perderse por la región y disfrutar de todo su color, sabor y aroma. Ah, tengo que confesar…yo crecí en esta región.

 

Un destino para una familia

El Paraíso checo, sin duda. Con sus impresionantes ciudades de piedra (formaciones rocosas), castillos, ruinas es un auténtico paraíso. Un lugar para hacer el senderismo, bici, escalada. Es posible hacer recorridos en monopatín siguiendo el río Jizera o te puedes atrever con bajarlo navegando en un canoa o un raft. Puede que allí disfrutes de los anocheceres más bonitos

 

Un destino para un grupo de amigos

Pueden ser varios dependiendo cuáles son las inquietudes de los amigos. Brno es para los urbanitas que buscan una ciudad dinámica con ambiente joven e internacional, arquitectura moderna, una gastronomía divertida y la noche más divertida aún.

A los que buscan algo de turismo activo, gastronomía y cultura, recomendaría Moravia del Sur. Es un lugar donde los viñedos prevalecen, la belleza del conjunto paisajístico Lednice – Valtice protegido por la Unesco es indiscutible y el precioso pueblo de Mikulov nos puede servir de base. Aquí van mis tres sugerencias: Visitar en Valtice el Salón Nacional de Vinos para degustar la mejor cosecha de los viñedos checos del año anterior. Coger la bici y conocer con un guía la historia del telón de acero que nos acerca a la época del comunismo y nos cuenta las historias de las personas que intentaban pasarlo para emigrar a Austria. En Mikulov visita la sinagoga y el impresionante cementerio judío. Y por lo noche, una cena con buen vino moravo y música del címbalo.

Y si vas con amigas vete directamente a Marianske Lazne y disfruta de los tratamientos en los balnearios históricos Nové Lázne. Puedes bañarte en el espectacular baño romano, te pueden dar tratamientos en la cabina real o cabina imperial y puedes estar segura que los reyes y emperadores recibieron estos mimos en el mismo lugar. Y si te hartas de tanta agua mineral, muy cerca de Marianske Lazne está el lugar llamado Chodova Planá con su balneario de cerveza. Allí te hidratarás por fuera y por dentro tomando una fantástica cerveza sin pasteurizar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here