La Colección Thyssen-Bornemisza, una de las más importantes reunidas en el siglo XX, pertenece a todos los españoles tras su adquisición por el Estado en el año 1993 y el museo que la alberga es, asimismo, una institución pública. La campaña El museo de todos, lanzada por el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, está destinada a recordar ese carácter público de su colección de pintura y a incidir en que sus cuadros son propiedad de todos los españoles. Con este objetivo, se han vinculado nombres de los artistas y de los protagonistas de algunas de las grandes obras de la colección con el nombre de diversas personas, porque el museo también es suyo.

Los cuadros de la colección Thyssen-Bornemisza son obra, por ejemplo, de Edgar (Degas), Édouard (Manet), Pablo (Picasso), Roy (Lichtenstein) o Edward (Hopper) y son también propiedad de muchos eduardos, edgars, pablos o roys. Si en las pinturas del museo aparecen Catalina, Gala, Fränzi, Giovanna o Henry, entre sus dueños se encuentran una gran cantidad de catalinas, galas, franciscas, joanas y enriques. En este juego de identidades se basa la campaña que se lanza estos días.

En El museo de todos, la conservación y restauración de sus cuadros, la organización de exposiciones, la tarea educativa, las actividades culturales, los productos de la tienda-librería, el programa de Amigos, las relaciones con otras instituciones del Paseo del Arte, entre otras muchas cosas, están siempre especialmente pensadas para esos millones de propietarios del museo que son los españoles en general y los madrileños en particular por su cercanía, pues ellos son quienes más oportunidades tienen de disfrutar de todo ello.

El proyecto educativo del museo está al servicio de los públicos más diversos y se centra en la investigación y en la creación de conocimiento mediante acciones, programas y laboratorios de producción propia, diseñados específicamente para responder a las diferentes y muy variadas necesidades de sus audiencias. La tienda, que es un escaparate de la Colección y un complemento de la experiencia de la visita, con artículos inspirados en sus obras maestras, trabaja en exclusiva tanto con reconocidos artistas, diseñadores y marcas, como con artesanos locales. En ambos casos, la vertiente cercana –española, madrileña– es fundamental en El museo de todos; sin olvidar, por supuesto, a los visitantes globales, procedentes de todos los rincones del planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here