Mi hermano y yo son el dúo formado por Marcos y Jaime Soto. Desde su infancia, la música ha sido protagonista por la carrera musical de su padre. Autores y compositores de todos sus temas, en esta ocasión presenta su single “Al menudo”, una canción que recoge una historia de desamor, con un estribillo melódico y pegadizo. Actualmente se encuentran preparando su próximo álbum que verá luz el próximo mes de septiembre. 

¿Qué papel ocupa cada uno en Mi hermano y yo?

Los dos tenemos un papel muy definido, somos ambos compositores de las canciones y cantantes. Entonces, al final ocupamos un papel bastante parecido. Jaime es más extrovertido, a veces se expresa un poco más en los conciertos y es un poco más íntimo, eso se refleja en las canciones de cada uno. Va por ahí. 

En vuestro perfil de Instagram, como carta de presentación aparece que componéis “canciones fruta”, ¿qué significa?

Lo pusimos un poco de broma, porque nuestras canciones no tienen un estilo concreto. Entonces yo me la imaginaba como un árbol, a lo mejor te saco un plátano, una manzana… no sale fruta todo el tiempo sino que era una especie de árbol del que salía muchos tipos de fruta. Entonces la imaginamos como un árbol mágico en el que sale todo tipo de fruta. 

¿Cuándo surge vuestro interés por la música?

Jaime: Creo que desde toda la vida, por nuestra familia, nos hemos criado viendo los ensayos de la banda de mi padre, yendo a conciertos todos los meses y semanas. Desde que nacimos, a mi me gustaba el fútbol pero Marcos sí quería dedicarse de lleno a la música. Y cuando yo me quito del fútbol con veinte años, empiezo a componer mis primeras canciones, que le gustaron a la gente. Me picó el gusanillo de dedicarle más tiempo a componer, con la guitarra y el piano. Al final, mi padre nos aconsejó que fuéramos juntos en este camino para no vivir la soledad del artista, de la carretera. Para así compartir todo el proyecto juntos. 

Marcos: Yo era muy petardo con los estudios, nunca estudiaba. Cuando cumplí dieciocho años, mi padre me aconsejó que me dedicara al arte, entonces, empecé a estudiar diseño y luego me pasé a la música. Por eso, parece que lo tengo más claro que Jaime, porque estuve estudiando varios años. 

¿Qué podéis aportar a la música española?

Yo creo que podemos aportar naturalidad, frescura y sobre todo, sinceridad. Mucho corazón, también.

¿Qué aspectos positivos y negativos le veis a las redes sociales?

Entre los positivos, que todo el mundo nos conoce, te enteras de las cosas a tiempo real, poder hablar con familiares y amigos que estén en la otra parte del mundo. Al final, manejarlas con un poquito de inteligencia. Entre los negativos, la educación de los niños de ahora, el enganche que tiene la mayoría de la sociedad a los móviles y a los aparatos estos. Hay un mundo oscuro que esconden las redes, no todo es idílico y maravilloso. 

¿Qué historias hay detrás de “Al Menudo”?

M: Pues es una canción que hicimos entre los dos. Entonces, Jaime me vino con la primera parte, yo entendí que hablaba de desamor. Por la parte de “A menudo me pregunto si estoy bien, si he perdido o he ganado en el amor”, me parecía muy buena y me preguntó si quería continuarla. Entonces, yo hice la siguiente frase pensando un poco en la historia que tenía que hablar de un desamor y añadí “ya conozco la desgracia de perderte”. Al final, es una canción Frankestein, un híbrido entre la primera parte de Jaime y la mía. Jaime tiene que saber por qué escribió eso. 

J: A veces tengo ganas de componer, cojo la guitarra y las palabras salen prácticamente solas. Todo sale porque me siento así, la hicimos sobre la marcha. Hay canciones que salen solas y esta es una de ellas. 

¿Os ayuda la música y el arte a sacar vuestras historias más personales a la luz?

Claro, muchísimo. Lo hacemos principalmente por eso. 

¿Os da miedo sacar vuestras historias al exterior?

Ya no, hace poco me dio por escribir un libro que era súper personal, contenía muchas historias personales. Ya no me da vergüenza prácticamente. 

¿Soléis observar para escribir o buscáis en vuestro interior?

Ambas cosas, a veces, te inspira cualquier cosa. En otras sientes que tienes que contar algo porque tu cuerpo te lo pide. Al final, tenemos que estar con ganas de soltar los sentimientos. Tienes que tener ganas de contarte algo, aunque sea a ti mismo. 

¿Por qué decidís lanzar esta tanda de canciones acústicas?

Creo que la clave de soltar material y tener eso en las redes, es porque nos gusta mostrar a veces el lado nuestro en acústico. Las voces tienen mucho protagonismo, nos gusta esa faceta nuestra. Coges una guitarra, es muy bonito con la armonía de las voces y un piano. 

¿Qué planes tenéis a corto plazo?

Deberíamos organizar una gira para verano. Llevamos toda la vida cantando en los mismos sitios, en las mismas playas del sur. A lo mejor, hay que replanteare un poco lo que llevamos haciendo este año, plantearse dar el salto a algo más profesional o seguir con el mismo rumbo de pasarlo bien y disfrutar nosotros. No sabemos lo que va a pasar, nosotros cantando somos muy felices, nos gusta cantar. 

Lo próximo que lancéis, ¿será un EP o álbum?

No sabemos, queremos grabar todas las canciones que tenemos. Tenemos muchas y no queremos que se queden en la sombra. Ayer, estuvimos hablando precisamente que nuestro álbum no saldrá hasta septiembre. Tenemos ganas de empezar a seleccionar cuáles serán las siguientes y empezar a proyectar el siguiente álbum. Tenemos que pensar en nuestra siguiente etapa. 

¿Con quién os gustaría colaborar?

Es una buena pregunta, nos gustaría colaborar con Natalia Lafourcade, Rosalía, Salvador Sobral…