En esta ocasión, entrevistamos a Farga, cantante y compositora que presenta su nuevo sencillo “Huyendo De La Realidad”. Una canción con tintes de pop-rock que cuenta una historia de liberación enlazada a una aventura amorosa. Este acto es la primera parada de un EP formado por 5 canciones, dónde la artista desvelará recuerdos y sensaciones personales, girando en torno a la sumisión, liberación y empoderamiento. Este proyecto acaba de despegar y la valenciana ha llegado para quedarse.

¿Qué tal está? ¿Cómo se siente?

Pues tengo muchísimas ganas, estoy muy ansiosa de que por fin todo el mundo pueda escuchar la canción. 

¿Podría presentarse un poco para los lectores que aún no la conozcan?

Soy Farga, cantante y cuento historias. Podría decirte eso. 

¿Dedicarse a la música es lo que más disfruta en la vida?

Sí, yo siempre lo he dicho, es lo único que sé hacer bien. Creo que he nacido para esto. 

¿Cómo describiría su música? ¿En qué género se encasilla?

Yo creo que mi música es una mezcla de bastantes géneros, pero lo describiría como pop. 

¿Qué tal se defiende en las redes sociales?

Bien, me defiendo bien. Lo que pasa es que a veces se me complica, soy una persona que está mirando constantemente el móvil, pero se me olvida subir cosas, grabo lo que no tengo que grabar… lo típico. 

¿Cuáles suele transitar más?

Instagram, todo el rato. Twitter también me gusta mucho… ahora estoy viendo Tik Tok, soy una persona que no ha estado viciada a la red pero, estoy empezando a ello. 

¿Podría hablarnos un poco de su primer EP?

Mañana saco la primera canción de un EP de cinco canciones. Yo lo definiría como una historia basada en hechos reales para que todo el mundo se sienta identificado. 

La carta de presentación del EP es “Elena ya no existe”, ¿es este proyecto un reseteo en su carrera?

Sí, es un empezar de cero. Yo siempre lo digo, Elena Farga soy yo, es una niña que soñaba con cantar. Cantaba canciones de otras personas. Farga tiene muchísimas cosas que contar, yo he cambiado en tantos años, he madurado musicalmente. Esa es la clave, empezar de cero, decir que todo lo que he hecho ha sido de una forma y aquí es cuando empiezo a contar lo que quiero contar. 

¿Qué nombres hay en la sombra de este proyecto?

He trabajado con un equipo increíble. Lo he producido con Fernando Boix, también hice con el la de “A medias”. Con ellos sale toda la música. Luego, el equipo de rodaje, que me han ayudado a escribirme la historia y todo eso. Las canciones, me han ayudado a componerlas, han aportado Diego del grupo Veintiuno, Ainhoa Buirtrago, Fran Dieli, Sandra Merino… con ellos he escrito básicamente todo. Es un puzzle de muchas personas que se ha ido montando hasta que ha salido el EP. 

¿Ha seleccionado estas canciones por algún motivo en concreto?

Sí, es una historia contada por actos, como un teatro. Las situaciones por las que pasas cuando conoces a alguien y te enamoras de esa persona, no todo es tan bonito como parece ni tan malo como puede llegar a parecer. Tengo muchísimas más canciones pero he seleccionado esas cinco porque son los sentimientos clave que vives en esa fase. 

¿Con qué historias se toparán los oyentes de estas canciones?

Realmente es toda la misma, es una historia de amor y desamor que yo viví. Evidentemente está basada en hechos reales, no es todo ficticio. He querido representar todos los sentimientos que he vivido durante ese tiempo en teatro, de forma teatral. 

¿Desde qué perspectiva observa el amor de hoy? 

Yo creo que hay de todo, como en todos lados. Pero, no es que se quiera diferente, cada amor y cada persona que tú conoces te hace sentir cosas diferentes. Yo siempre intento no comparar, cada persona es un mundo y cada una te aporta una cosa, poco a poco vas aprendiendo y creciendo tú mismo. 

Para darle un giro a tu nuevo sonido, ¿qué referencias ha tomado?

Mi referente principal y lo diré hoy, ayer y siempre es Taylor Swift. Me baso en ella, me sé todas sus canciones, es muy fuerte. Todo empezó porque yo escuchaba sus canciones, yo hablo inglés y entendía la letra. Entonces mi madre me decía que no entendía nada, cuando escuchaba una canción suya me hacía meterme en la historia como si lo estuviera viviendo yo. Al final de escuchar tanto eso, he acabado adaptándolo a mi y eso es súper bonito, escuchar una canción y que te haga meterte en la historia como si fueses la protagonista de la historia, eso es lo que yo quiero transmitir. 

¿Quién es su mayor apoyo?

Mi familia, evidentemente, mis amigos… que son los que están allí cuando los focos se apagan, los que quedan detrás de todo eso. 

¿Cuál es la parte más dura que ha percibido de este proyecto creativo de encontrarse a sí misma?

La parte más dura creo que ha sido la inseguridad y otra de las partes más duras es aprender que la inseguridad no está mal. Tener inseguridad por algo no te hace ser peor que nadie, eso es lo que más me ha costado entender. 

¿Qué cambiaría de la industria musical?

No sé realmente, no estoy muy metida en cómo va todo, estoy prácticamente empezando. No estoy muy metida para decirte qué cambiaría. 

Con singles y álbumes todos los viernes, ¿no siente que la música va demasiado deprisa?

Yo es que sinceramente no lo pienso demasiado, no pienso en tener prisa. Entiende que desde que saqué “A medias”, no he vuelto a sacar nada. Siempre he dicho que lo que sube rápido, baja rápido. Lo difícil es llegar y vivir de esto. No quiero subir rápido y ser el número uno del mundo ya. Simplemente quiero hacer lo mío, no me preocupo de sacar todo ya. Llevo dos años esperando este momento. Los artistas no deberían centrarse en ser número uno, no está tampoco mal pero, yo pienso más en la parte creativa. 

¿Con quién le gustaría sentarse a colaborar?

Realmente tengo muchos referentes y artistas que hoy día puedo decir que son mis colegas. Me gustaría colaborar con Dani Fernández, Aitana, La La Love You, Veintiuno… gente de la cuál consumo su música. Con Lola Índigo me encantaría colaborar también, no es mi estilo, pero nunca cierro puertas a nada. 

¿Cuál es el siguiente paso que va a dar en su carrera?

El siguiente paso es seguir contando historias, simplemente, lo definiría así.