El pasado 7 de octubre la escritora y periodista María Jesús Romero de Ávila de Lara presentó su última novela Encadenada al miedo a morir (editorial Doce Calles). Lo hizo en el Centro Asturiano de Madrid junto a Santiago Losada, conferenciante y el que fuera antiguo director de la Biblioteca de la Fábrica de Moneda y Timbre, alguien cuyo bagaje cultural literario y cinéfilo es tan amplio como los volúmenes que un día custodió.

Original, divertida, musical, emotiva, entrañable y sobre todo, llena de confesiones de la autora son algunos de los calificativos que  definen el acto. Creo que sería muy egoísta reservarlo en exclusiva para los que  pudimos acudir, por ello comparto con vosotros la crónica de una tarde radiofónica.

Alrededor de 40 personas nos congregamos en un salón frente a María Jesús y Santiago. De ellos nos separan tres escalones que les colocan en el centro de la tarima presidencial. Sentados tras una mesa vestida de rojo con el escudo asturiano resaltando en el centro, esperan pacientes el ritual de saludos entre los asistentes. Detrás, la bandera del Principado y la de España escoltan desde ambos lados el retrato de Felipe VI siendo un niño. Podríamos pensar que la imagen imprime una seriedad protocolaria, sin embargo la ternura provocada por el joven del cuadro y el gesto afable de los protagonistas, presagian un par de horas amenas. Aparentemente la escritora está tranquila, pero la mirada fija en el público y la media sonrisa que luce delatan el hormigueo del debut.

La voz de Santiago resuena en la sala dando inicio a un acto que simula uno de sus habituales programas y varios cortes de los mismos salpican las intervenciones. Sin darnos cuenta introducen a los presentes en su mundo  y la conversación mantenida entre ambos nos lleva a los momentos de radio que acompañan silencios. Desde mi butaca me invade la sensación de haber recorrido el dial buscando la frecuencia correcta y por suerte haberla encontrado en ese lugar.

María Jesús comienza hablándonos de ella. Se define como una mujer luchadora que intenta hacer su sueño realidad y que busca segundas oportunidades en la vida. Relata con cierta nostalgia su infancia y juventud en un pueblo manchego de donde marchó a Madrid para estudiar periodismo. Cuando nos dice:”dame un libro, una buena peli y soy feliz” para después añadir; “soy escritora por vocación, pero debo trabajar para pagarme las facturas, por eso por las mañanas mi lado izquierdo del cerebro ejercita mi parte lógica y por las tardes, es mi zona derecha, la creativa, quien predomina”. Con solo estas palabras entiendo perfectamente lo interesante que es esta mujer.

A continuación la novela comienza a despegar entre sus personajes y algunas confesiones.  El título, que por cierto confiesa haber rectificado junto con el final de la historia después de escrita, despierta la atención de cualquier lector, Encadenada al miedo a morir, antes fue Miedo a vivir por miedo a morir. Pero no es esto lo que nos sorprende sino el momento donde nos relata como el miedo, no a morir, sino al transito entre la vida y la muerte le condicionó durante mucho tiempo y que aunque superado a día de hoy, le invita a reflexionar y crear historias. María Jesús también reconoce plasmar vivencias y sentimientos propios en la novela y declara absorber con avidez todo lo que rodea a fin de nutrir a sus personajes. De este modo y con todos estos ingredientes presenta, según ella y algunos de los presentes que ya la habían leído, una novela divertida, entretenida, alejada de penurias y tristeza.

Encadenada al miedo a morir es una historia de amor, celos, pasión, miedo, sexo, celos, fenómenos paranormales que se desarrolla entre los convulsos años 80 y 90. La democracia, el golpe de Tejero, los atentados de ETA, la epidemia del aceite de colza rodean esta historia donde nada es lo que parece con un final totalmente imprevisible.

La novela comienza con Amparo recibiendo la noticia del mortal accidente de su amiga Cristina. Dos mujeres muy diferentes que nos mostrarán ese Madrid no tan lejano.

Amparo es la protagonista, hilo conductor y narradora de la historia. Una mujer introvertida, insegura, eterna segundona que no se valora hasta que un día se quita el velo y se lanza a recuperar el tiempo perdido, eso sí con un secreto de por medio. En contraposición, Cristina, una mujer que lo ha tenido fácil en la vida. Guapa, rica, de buena familia, seductora y que siempre consigue lo que se propone. Su sombra está en toda la novela, la persigue, se ríe de Amparo… Junto a ellas, Javier un hombre ambicioso que se casó con Cristina por su dinero, Carmen amiga de ambas, mediocre, amargada y resentida y Eliseo un vicioso que se entrecruza con las tres amigas.

En definitiva, una novela negra con intriga, historia, pasión, risas, adictiva y que por lo menos a quien escribe estas letras ha despertado toda su atención. Ahora os dejo porque estoy leyéndola y necesito volver a ella.

¡Gracias María Jesus!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here