Quizá la más completa edición que se ha realizado hasta ahora de El jardín de los frailes, de Manuel Azaña, con un exhaustivo aparato crítico de más de ciento cuarenta notas y una cuidadosa revisión ortográfica, más un espléndido prólogo del profesor Ángel Luis Prieto de Paula, valiosos complementos que procuran una más provechosa lectura de estas memorias «noveladas» de Manuel Azaña. Un texto, que sin dejar de ser descriptivo de la juventud en la España finisecular del XIX, es ante todo el ameno itinerario de la formación ideológica y temperamental de quien sería uno de los protagonistas de la II República y de la posterior Guerra Civil.

 

Manuel Azaña

Nació en Alcalá de Henares, el 10 de enero de 1880 y murió en Montauban, Francia, el 3 de noviembre de 1940, ya como expresidente de la II República española y exiliado; por esa condición es más reconocido como político que como escritor o periodista.

De clase media, tuvo una educación religiosa que recoge este libro y, tras licenciarse en Derecho, comenzó a involucrarse en la vida cultural y política del país, siempre en defensa de mayores libertades y de más derechos para los trabajadores. Fue un eminente miembro y hasta presidente del Ateneo de Madrid y durante la Primera Guerra Mundial se declaró aliadófilo e incluso se desplazó como corresponsal a Francia e Italia. Después de varios proyectos literarios y electorales de escaso éxito, creó Acción Republicana, en 1926. Ese mismo año se le concedió el Premio Nacional de Literatura por su biografía Vida de don Juan Valera. Firma el «Pacto de San Sebastián», en 1930, que lo convierte en declarado republicano y, tras la abdicación de Alfonso XIII y la proclamación de la II República, en su primer presidente provisional. Luego, presidirá el Consejo de Ministros (1931-1933) y alcanzará de nuevo su Presidencia, desde 1936 a 1939.

Tiene una extensa obra literaria donde abundan los ensayos y escritos políticos, como sus célebres Diarios (2004), de publicación póstuma y de muy reciente edición íntegra, varias obras dramáticas y un par de novelas: Fresdeval también publicada póstumamente y estos recuerdos «novelados», que vieron la luz por primera vez en 1927.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here