Seamos sinceros… Nuestros hijos van a ver la tele. Nosotros vamos a ver la tele. No podemos luchar contra el Goliat de los entretenimientos, así que, como dice el refrán, ¡si no puedes con tu enemigo, únete a él!.

Hace tiempo que uso las plataformas de pago para ver series y películas basadas en libros, en la vida de escritores, o simplemente en librerías. Una forma fantástica de complementar mi lectura.

Cuando supe de la existencia de la serie Los últimos frikis del mundo en Netflix, pensé: —MMMMM, ¿y si adaptáramos mi visionado de contenido en streaming al fomento de la lectura infantil y juvenil?

Y aquí estoy, para cambiar la visión de Netflix. Netflix, o HBO, o cualquiera de las nuevas plataformas de contenido son la perfecta herramienta para hacer crecer el gusanillo de la lectura en los más pequeños. No olvidemos que ellos son los mejores lectores.

Los últimos frikis del mundo es una serie de libros que tiene su homónima serie en Netflix. La serie está dividida en capítulos de poco menos de una hora y es muy divertida. Dos adolescentes se quedan solos en un mundo apocalíptico repoblado de monstruos y zombies. Y qué queréis que os diga, que a mis cuarenta y tantos disfruté como una enana. Tanto que me fui al libro, publicado en España por Editorial Hidra. Y, ¿qué me encuentro? Una trepidante novela infantil de Max Brallier ilustrada por Douglas Holgate lista para llevar.

«Los últimos frikis del mundo es una serie de libros que tiene su homónima serie en Netflix. Dos adolescentes se quedan solos en un mundo apocalíptico repoblado de monstruos y zombies. Y qué queréis que os diga, disfruté como una enana»

La serie de libros narra la misma aventura, Jack Sullivan , que se define como un adolescente del montón, se tiene que convenir en héroe a la fuerza. Su ciudad está invadida por un mundo de seres del ultramundo y tiene que salvar a los pocos humanos que quedan junto a su amigo del alma Quint. Al equipo  se une el chico duro del instituto, Dirk, y juntos emprenden la misión de encontrar a su princesa particular, June del Toro.

Acción y diversión que se complementan perfectamente con una ilustraciones que te arrancan carcajadas. Es moderna y muy alejada de los tópicos habituales en lectura infantil. Estoy segura que tras ver el primer capítulo de la serie, querrás convencer a tu hijo para leer juntos el libro, y los niños van a decir sí a esta obra que aleja a la lectura infantil de las ñoñerías habituales.

Mención de honor merece la traducción de Jaime Valero, que adapta al castellano un argot de la calle con enorme desparpajo, y nos tarea fácil.

Vamos a aliarnos con el enemigo. Vamos a sacar partido a esa visión actual del entretenimiento.

Netflix y la lectura son dos compañeros de viaje perfectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here