Mónica Gómez es madre, escritora y directora financiera de una multinacional. Mónica está muy comprometida con la cultura afroamericana desde antes de escribir su segunda novela, Armonía en ocho partes. Sin embargo, en el momento en que comenzó a investigar para trazar esta historia, el compromiso se hizo más férreo al descubrir lo profundo de las raíces del racismo y de la discriminación del tipo que sea.
Durante dos años, investigó a fondo con la cabeza y con el corazón, compaginándolo con su puesto directivo, y creó una historia intensa y llena de valor en Armonía en ocho partes. Con ella, quiere gritarle al mundo que el color de la piel no puede determinar la vida de una persona, no puede suscitar miedos ni robarle esperanzas.
La obra ha sido presentada al Premio literario Amazon Storyteller 2020.

 

Mónica, vamos a comenzar con una pregunta fácil. ¿Qué significa para ti Armonía en ocho partes?

Es un proyecto de dos años, durante los cuales investigué a fondo, me dejé el corazón y el alma. Había visto muchas películas, documentales y había leído libros sobre algunas de las temáticas que toco en él. Pero, cuando me adentré más a fondo, encontré tanta crudeza, tanta falta de humanidad en alguno de los capítulos de la historia afroamericana, que acabé sufriendo. No fue un libro fácil, pero el resultado ha sido satisfactorio. Aspiro a que el lector aprenda, a que se meta en la piel de los personajes y a que disfrute de su lectura.

 

Me resulta sumamente curioso el título y, aunque yo ya sé lo que significa, me gustaría que lo explicases para los lectores de la revista.

Armonía es una combinación de notas producidas simultáneamente y vendría a ser la contraposición de la melodía (donde los sonidos se emiten unos detrás de otros).

Cuando los africanos fueron llevados a EEUU y otras partes de América como esclavos, se les prohibió su música. Solo podían emplearla cuando acudían a oficios religiosos, así pues, tomaron este género espiritual para comunicarse sin que los capataces se enteraran. Esto se conoció como «canciones de señales». Este género espiritual, basado en la tradición europea de siglos, quedó consagrado bajo la fórmula de «Armonía en ocho partes».

Cuando en las plantaciones fueron conscientes de que eran más productivos cantando se le obligó a ello. Estas son las Work Songs (canciones del trabajo).

 

¿Cómo se te ocurrió la idea de escribir Armonía en ocho partes?

Cuando mi primer libro, Mestizos, estaba ya publicado tenía muy clara la temática del segundo. Mestizos es un libro que explica las revoluciones sociales y políticas que se produjeron en la década de los 50 y los 60. Se desarrolla entre París, España, Cuba y Estados Unidos. En muchas ocasiones tenemos una visión muy romántica de lo que estás revoluciones significan y significaron. Detrás, hay sufrimiento, vidas humanas, la necesidad de emigrar en búsqueda de una vida mejor. Esta historia fue la primera que sentí necesidad de narrar. La segunda, Armonía en ocho partes, no fue diferente. Sentía la obligación de sumarme a todas las causas que existen para la lucha de los derechos civiles de la población afroamericana. El racismo sigue muy latente en pleno siglo XXI; todavía la esclavitud no ha sido erradica del todo en el mundo. Hay que darle más visibilidad y educar porque educando avanzamos, evolucionamos y construimos juntos un mundo mejor.

Eres directora financiera y te encargas de gestionar equipos de alto nivel de una empresa multinacional cuya matriz es danesa, dedicada al Retail. ¿Cómo consigue organizarse para escribir alguien con tu trabajo?

Con organización. La clave para afrontar nuevos retos es la organización, la constancia y la disciplina. El sacrificio debe asumirse. Mi trabajo es absorbente y complejo. A pesar de ello, todos disponemos de tiempo de ocio que empleamos de una u otra forma. Mi elección primera es mi familia, siempre. Después, escribir es mi auténtica vocación y, como tal, no es un sacrificio. Cuento con una importante ventaja, probablemente no muy saludable, que es la necesidad de dormir pocas horas. Esto me hace una persona muy productiva. Había muchas noches que directamente no me acostaba porque estaba completamente absorta escribiendo y no era ni consciente de que había amanecido. No digo que esto sea sostenible a lo largo de los años. Es mi única forma de poder compaginar ambas vertientes profesionales. Sacrificio personal.

He recibido muchos mensajes en LinkedIn de contactos, con profesiones afines a la mía de alta dirección, sorprendidos por mi faceta de escritora. No entendían en qué momento podía desarrollar la escritura. Me felicitaron y me leyeron.

 

Mónica, te mueves muy bien por Linkedin, ¿lo recomiendas como plataforma para los escritores de Amazon también?

Sí, sin lugar a dudas. LinkedIn es una plataforma de contacto de profesionales y empresas. El respeto y el nivel cultural es alto en general. Muchas editoriales están presentes allí, escritores y profesionales del mundo editorial y del espectáculo. Para los que elegimos Amazon para publicar nuestros libros es muy interesante interactuar en esta red social para dar a conocer tu obra entre tantos lectores y profesionales del sector. Cada RRSS tiene su objetivo, su público y sus intereses. No se debería excluir LinkedIn entre ellas. Personalmente, he visto que me ha dado mucha visibilidad como escritora a lo largo de estos años. Me ha acercado a lectores y ha despertado interés.

Dices que tu vida está totalmente comprometida con la multiculturalidad. ¿Nos explicas esto?

Mi hogar está compuesto por tres miembros y cada uno somos de un continente diferente. Mi marido es cubano, mi hijo de origen etíope y yo gallega. Nuestra familia directa por parte de mi marido vive entre California, Miami, Seattle y Cuba. Sus amigos de la infancia y la universidad están dispersos alrededor del mundo, Cuba sufrió una fuerte emigración hacia muy diferentes destinos y continentes. Muchos de mis amigos han vivido o viven en diferentes países. Eso nos hace mantener un contacto directo con una gran diversidad de personas. Tenemos grupos de WhatsApp de familia y otros de amigos en los que nos ponemos al día de la situación personal de cada uno. Durante el Covid-19 estuvimos mucho más activos y preocupados los unos por los otros. No se vivía igual la situación en EEUU o en Cuba que en España u otros países de Europa. Estamos muy abiertos al mundo y esto nos aporta una gran riqueza.

 

Armonía en ocho partes trata de explicar los orígenes del racismo en EEUU y, de hecho, comienza con un viaje en un barco de negreros lleno de futuros esclavos. Tu libro llega en un gran momento teniendo en cuenta el rebrote de racismo que ha surgido de nuevo en el país estadounidense y que terminó con la muerte de George Floyd. ¿Qué opinaría Demond, el protagonista de tu obra, sobre estos últimos acontecimientos?

Si Demond pudiera ver que 160 años después su causa, su lucha por la igualdad real todavía es necesaria, probablemente, perdería su fe en la humanidad. Seguro celebraría el fin de la segregación, pero se entristecería enormemente al descubrir cuánto camino queda aún por recorrer. Él entendía que la única forma de lograr dicha igualdad era la formación, el acceso a la educación, universitarios formados. Actualmente, el número de universitarios titulados afroamericanos en EEUU es muy inferior al de los blancos. Y contando unos y otros con la misma formación, los salarios de los afroamericanos son bastante inferiores al de la población blanca. Aun así, es el camino para avanzar hacia la igualdad y es una asignatura pendiente allí.

 

¿Seguirás escribiendo más obras sobre este tema?

Seguiré escribiendo sobre asuntos comprometidos y que necesitan una importante reflexión como lo son Mestizos y Armonía en ocho partes. A menudo me escriben preguntándome por la segunda parte de Mestizos, de momento no entran en mis planes a corto plazo. La novela histórica requiere de rigurosidad, una profunda investigación y descripción precisa del contexto en que se desarrolla entrelazado con los personajes de la obra, es por ello que exigen mucho tiempo por parte del autor para su preparación. Armonía en ocho partes fue un proyecto de dos años de trabajo continuado. Tras ello, fue necesaria su preparación para la publicación y dedicarle tiempo a la promoción. En julio de este año estaba a la venta y dos meses después ya se dibuja el siguiente proyecto en mi mente y he empezado a tomar notas e investigar, pero es pronto para avanzar más detalles. Podría haber muchos cambios hasta que esté completamente definido.

 

Armonía en ocho partes se puede adquirir en la plataforma de Amazon tanto en papel como en digital.
Compartir
Artículo anteriorEl festival ‘India en concierto’ homenajea a Ravi Shankar en el centenario de su nacimiento
Artículo siguienteSe abre la inscripción 4ª Edición del Foro Profesional de la XXII Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid
Reina Lectora
Mi nombre es Eva Fraile, soy psicóloga, agente literario, asesora editorial y experta en posicionamiento de escritores a través de proyectos creativos. Redacto en distintos medios de comunicación especializados en literatura como Culturamas, Canal-Literatura, Globedia, Diario Siglo XXI, Moon Magazine, La Revista de Costa Rica, RSC o la revista Sal & Roca. Colaboro asiduamente con grandes grupos editoriales como Penguin Random House o Grupo Planeta, y he trabajado con escritores nacionales e internacionales. También organizo mis propios eventos para escritores, como el exitoso evento sobre Networking y posicionamiento para escritores durante la Feria del Libro de Madrid en donde tuvimos como ponentes al director de grupo Planeta, Roger Domínguez, a la ex presidente del grupo Addeco y ex presidenta del Instituto de la Felicidad, Margarita Álvarez o la experta en networking Nohelis Ruiz, entre otros.  Mi web literaria, desde la cual me he ido dando a conocer al mundo, es La Reina Lectora y hace unos meses, me estrené también como escritora con mi obra de ciencia ficción romántica Proyecto Crysser: Olvido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here