Hace un par de años navegando por esa web que te ofrece cualquier libro de la A a la Z con una sonrisa a modo de flecha pintada en su logo descubro a Teresa Guirado, una escritora valenciana que lleva no se cuanto tiempo encabezando la lista de los más vendidos con su opera prima, una novela Indie autopublicada con un título que no deja indiferente, Jodidamente Especial. Quizá os hable de esta obra en un futuro cercano pero ahora prefiero hacerlo sobre su última novela, La vida soñada de Emma, donde me rencuentro con la escritora de prosa fresca y sencilla que descubrí hace dos inviernos pero mucho más madura en la narración alojando en su relato un grito social, diluido en la trama hasta tal punto que, una vez finalizada la novela, hay que pararse a pensar y reflexionar sobre la relación hombre-mujer que nos relata la autora.

Este libro cuenta la historia de Emma, una mujer que representa el día a día de muchas mujeres que se sienten sobrepasadas por la vida, eclipsadas por el éxito de sus maridos, que han olvidado quienes son y quienes fueron, que se han desorientado en su camino, que ya no se reconocen a ellas mismas y que se sienten huecas, vacías, inferiores, esas mujeres que eligieron mal en su vida, que confundieron seguridad con amor, que se deslumbraron por una fachada masculina sin echar un vistazo en su interior y que una vez derribado el muro parece imposible salir de ese laberinto, pero nunca es así, siempre hay segundas oportunidades, y terceras, y cuartas…

La vida soñada de Emma es una novela tierna y femenina de esencia áspera extraordinariamente disimulada con divertidos diálogos y ocurrentes artimañas de la protagonista que deslizan la acción de forma suave de principio a fin cubriendo la seria denuncia social que pretende la autora. Escrita por una mujer pero no solo para mujeres, desvela a los lectores masculinos los pensamiento y emociones femeninas comunes al sexo opuesto, presentando en la novela dos tipos de hombres antagónicos, amo versus amigo, un bello ser superior que ordena y manda frente a un igual que te acompaña y apoya en tus propias decisiones.

Los sentimientos se desbordan de las páginas del libro en todo momento, tanto los de la protagonista femenina, repetidamente, como los de los personajes masculinos, en menos ocasiones. Seguro que, en algún momento del libro, ves reflejada tu vida en la de Emma, en la niñez, adolescencia, o en la maternidad habrás sentido cosas parecidas como la protagonista. Emma es una mujer con grandes dudas que a veces llega a desesperar al lector, pero terminas queriéndola tal y como es, así debemos hacer con todas las personas, amarlas como son sin querer cambiarlas. Sin duda odiaras a Tomás y querrás tener un amigo como Javi, al menos eso espero.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here