No se me ocurre mejor forma para definir este libro que las palabras utilizadas por el autor, Emilio del Río, sobre su Locos por los Clásicos (Espasa 2022):

“Como todo en la vida es más fácil descartar que elegir. ¿Que NO es este libro? No es un manual de literatura, no es una historia de clásicos, ni una historia de filosofía. es una lectura personal, entusiasmada  y apasionada sobre treinta y ocho obras de grandes autores grecolatinos”

 Pero, si además a estas palabras añades la pasión empleada al pronunciarlas, el tono de las mismas donde ese NO es tan expectante como ligero y el intenso de quien conoce bien el terreno que pisa, con el asentimiento de cabeza que el lenguaje no verbal utiliza para reafirmarse, consigues la aclamación general y el aplauso unánime que Emilio recibió.

El acto tuvo lugar en el auditorio Telefónica en Madrid y estuvo acompañado de la periodista Pepa Fernández, el tenor, creador y conferenciante José Manuel Zapata y el director de Educación, Diversidad, Cultura e Internacional en RTVE Ignacio Elguero. Un plantel estupendo que logró un éxito rotundo.

Locos por los clásicos es un libro para conocer desde un punto de vista divertido, mágico, entretenido y ameno, no solo el origen de nuestra forma de vida, de nuestra sociedad, de las normas que la rigen y del carácter del que hacemos gala, sino también la poesía, la fábula, la novela, la crítica, la oratoria, el cuento…

Hay dos razones, ambas muy convincentes para leerlo si nos fijamos en el ritmo de vida actual, que el autor nos revela:

La primera es que nos encontramos ante capítulos cortos, sin orden que se pueden leer aleatoriamente, o como dice el propio autor: un libro para leer durante esos ratos en el baño. De hecho Emilio sugirió a la editorial una portada donde apareciera un hombre  leyendo  sentado en un retrete. Al  final la idea no prosperó y el resultado fue el siguiente:

La segunda se refiere a esas horas en la sobremesa de café, copa y cuñados donde lo fundamental no es hablar sino quedar bien citando a Ovidio, a Platón, Homero, o a Aristófanes entre otros. Por este motivo el titulo propuesto por Emilio fue Clásicos para cuñados, pero se decidieron por Locos por los Clásicos ya que ese es el nombre del podcast de donde surge la obra.

El libro, además de treinta y ocho capítulos con títulos alusivos a canciones y películas famosas es una incitación a leer y disfrutar de los clásicos porque, en contra de quienes los creen  aburridos, tenemos esta visión divertida que Emilio del Río  escribe y describe en su obra. Y para muestra os dejo estas pinceladas de varios capítulos comentados durante la presentación.

Uno de los capítulos se titula Bésame mucho. Nos habla del poeta Catulo, poeta del amor, de los besos y de la injuria y de su obra, inspiradora del posterior Romeo y Julieta.

Otro capítulo está dedicado al Señor de los anillos. Aquí encontramos la República de Platón, a Giges  y un anillo que al girarlo te convierte en invisible. Una reflexión ante la pregunta ¿qué haríamos con el anillo o con ese poder? Dice Emilio, ¿el bien o el mal?

En otro tenemos Hola mi amor, soy yo tu lobo con las fábulas conocidas por Esopo de animales que nos enseñan inteligencia y recursos a los humanos. Señala Pepa Fernández en este punto  una frase, del lobo de Esopo, en la que coincido con ella: “nadie cree a un mentiroso ni siquiera cuando dice la verdad”

Tenemos también  Mujer contra mujer de Mecano. Dedicado a Safo, una poeta del mundo clásico a quien Platón califico como una musa más. Versos de amor, en su día mandados quemar por un Papa, y que afortunadamente han conseguido llegar hasta nosotros.

En definitiva y para concluir regreso de nuevo a las palabras de Emilio y esta vez añado su mensaje.

“sin amicitia vita est nulla”

Los clásicos enseñan que hay que vivir la vida. Vivir intensamente cada momento. Carpe diem amigo.