Pedro Mairal es uno de esos tipos argentinos que aparte de escribir bien, caen bien, al menos a mí y tengo la extraña sensación de lector idealizador de autores que podría ser un perfecto acompañante de unos tragos tras una presentación y tal vez acabar tocando el ukelele a las tantas en cualquier garito porteño. Tras el éxito de La Uruguaya (Libros del Asteroide, 2017) en su país y el nuestro y la publicación de Una noche con Sabrina Love, nos llegan estas Maniobras de evasión, en la editorial de Luis Solano: una recopilación de textos breves agrupados con el olfato literario de Leila Guerriero que abordan temas tan dispares como la concesión del premio a su primera novela, un viaje en autobús como reportero por Argentina, un ensayo sobre las tetas, su presencia en un evento literario en Barcelona, notas de aeropuerto y un largo etcétera cambiante en forma, fondo pero con el sello Mairal, marca de la casa.

Empecé este libro mientras esperaba impasible en una cola kilométrica para pasar la inspección técnica de vehículos (ITV) y cumplió su función perfectamente. El vehículo avanzaba con parsimonia de caracol a medida que pasaba las páginas con velocidad pasmosa y con ganas de leer la siguiente pieza de este collage de autoficciones y anecdotarios varios. Mairal me recitaba, casi declamaba, cada uno de los párrafos con ese acento argentino tan musical que me evadió completamente de la realidad afuera del coche. En una ocasión, tal era mi grado de ensimismamiento en este texto que recibí el toque del claxon del resto de coches tras de mí. Era mi turno de enfrentarme a la temida inspección al vehículo. Mi maniobra de evasión había terminado. No perdáis la pista a este porteño con perilla, diversión asegurada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here