Fotografías Alex Rolo

Si ha habido un mundo evidentemente masculino este ha sido sin duda el del motor. Pero eso está cambiando, y en España se puede decir que las mujeres han entrado con mucha fuerza. Pioneras como Balba Gozalez-Camino o la desaparecida María de Villota, abrieron el camino a las actuales pilotos. Hemos querido charlar con Cristina Gutiérrez, una joven piloto burgalesa habitual del campeonato nacional de Rally Todo Terreno la cual acaba de finalizar su tercer Dakar y pasa por ser una de nuestras más firmes promesas en los durísimos raids.

 

¿Cómo llegas al mundo del motor?

Llego muy pequeña, a los 4 años, con una moto. A los 9 empecé a hacer karting, pero no llegue a competir. A la competición llego cuando me saco el carnet de conducir y unos amigos de mis padres me hablan del Campeonato de España de Rallys Todo Terreno. Como ya tenía el carnet de conducir y podía competir en esa disciplina, pues ahí que fui…

 

Supongo que tu primera carrera no la habrás olvidado….

Jajaja, claro que no. Fue en Burgos, en mi tierra, en 2010, con 18 años. Participé con un coche antiguo casi de serie, un histórico. Iba con mi hermano de copiloto, y me lo pase francamente bien. No teníamos ni idea de donde nos metíamos, pero nos fue muy bien. Creo recordar que ganamos la categoría de esa carrera, y a partir de ahí quisimos ir a todos los rallyes. Ahí empezó mi idilio con la competición…

 

¿Te consideras una niña prodigio?

Bueno, no sé si prodigio, pero si es cierto que empecé muy pronto y me queda mucho tiempo para aprender y mejorar. El Todo Terreno es una disciplina donde hay mucha gente de más edad y quizás eso me da una cierta ventaja para poder mejorar y aprender…

 

“El Todo Terreno es una disciplina donde hay mucha gente de más edad y quizás eso me da una cierta ventaja para poder mejorar y aprender”

 

¿Cuál crees es la mejor edad para este tipo de rallyes?

No sé, no creo que haya una edad en especial. Para mi es mejor empezar joven, tienes la oportunidad de aprender más. Y de cara a la prensa y a los sponsors quizás llama más la atención una persona joven y que tenga más recorrido.

¿Cuándo empezaste te imaginabas corriendo el Dakar?

No, ni de broma… casi no me lo imaginaba ni el año anterior así que imagínate. Sí que es verdad que era un objetivo a largo plazo, como un sueño a cumplir. Y al final se cumplió, y quizás de manera anticipada; sinceramente pensaba que se iba a tardar muchos más años en llegar al Dakar.

 

Un año importante en tu carrera fue el 2016, cuando fuiste seleccionada por el Campus FIA en Qatar…

Sí, fue una selección que hicieron desde la Federación Internacional para fomentar e impulsar en los raids a las mujeres. Fueron seleccionando pilotos femeninos por todo el mundo según su curriculum, videos, etc. Escogieron 9 pilotos y copilotos y me eligieron. Luego allí seleccionaban tres equipos para correr el Mundial, y me volvieron a escoger. Ya en el Mundial conseguí quedar delante de las otras chicas, y la verdad es que me sirvió para tomar confianza.

 

En 2017 corres el primer Dakar… ¿cuándo estás en la salida que sientes?

Pues aunque suene extraño fue un momento de alivio. Ten en cuenta que fue un año de muchísimo trabajo, de aquí para allá, de llevarme desilusiones, cuadrar presupuestos, etc. Fue un año muy complicado, yo no estaba (ni estoy) dentro de una estructura oficial que te organice las cosas, lo tengo que hacer yo. Me tuve que construir yo el equipo, etc. En el momento que llegué a la salida pensé “y ahora a disfrutar”.

 

¿Esperabas finalizar la carrera en tu primera participación?

Hombre, siempre vas con la idea de terminar y haces todo lo posible por acabar, pero también eres consciente que es muy difícil acabar, y más en tu primera participación, que no sabes a que te enfrentas, etc… No sabía si iba a terminar o no, pero sí que iba con la conciencia tranquila de haberme preparado a conciencia para terminar.

 

En los siguientes Dakars tendrías más confianza…

No, porque cada Dakar en un mundo. Si es verdad que tienes más recorrido en ciertas cosas lo que te permite prepararte mejor, saber que te había faltado el año anterior, etc. pero nunca sabes… La mayor dificultad mental que tiene un Dakar es hacerte a la idea de que te va a pasar algo que no te esperas. Y asumir eso es complicado mentalmente.

 

“La mayor dificultad que tiene un Dakar es hacerte a la idea de que te va a pasar algo que no te esperas. Y asumir eso es complicado mentalmente”

 

¿Te gustaría que tu hermana pequeña fuera piloto profesional?

Sí, porque no. Los mejores y peores momentos de mi vida los he vivido en esta profesión. Es una sensación de llegar al límite tanto en lo bueno como en lo malo, y eso me ha hecho aprender y madurar mucho. Sí que le animaría a seguir los pasos que he hecho yo.

La primera mujer que termina un Dakar en España en coches… ¿como te resulta tan complicado conseguir sponsors?

A ver, siempre quieres ir en mejores condiciones y los presupuestos para este tipo de carreras son muy elevados. No me puedo quejar, que hay mucha gente que pone dinero de su bolsillo y se mete en líos económicos por correrlo, y yo tengo la suerte de ser de los pocos privilegiados que tienen apoyo de diferentes marcas, muchas muy importantes.

 

En el último Dakar has cambiado de equipo, de coche e incluso de copiloto… ¿notaste mucha diferencia?

Sí, claro, ha sido diferente, es un cambio muy grande. El copiloto del año anterior, Gabi Moiset, no pudo sentarse a mi lado por una lesión, pero aun así vino como Team Manager, y le sustituyo Pablo Moreno Huete, uno de mis mecánicos de toda la vida, así que realmente le conocía mucho.

 

¿Cuál crees que es tu mayor virtud como piloto?

Pues creo que gestionar el momento, saber salir adelante en situaciones complicadas y no bloquearme. Cuando hay problemas creo que se gestionarlos bastante bien.

 

¿Y en que debes mejorar?

Uff, en la conducción. Creo que tengo un límite al que todavía no he llegado y que me gustaría alcanzar. Nunca se deja de aprender.

 

¿Ser mujer crees que te abierto más posibilidades de patrocinio o al contrario?

Hum… hay dos momentos diferentes. Cuando al principio entrababa en un sitio a buscar apoyo a la gente le costaba más creerme… la primera vez que entre a pedir dinero no es que se rieran en mi cara pero me costó hacerme creer. Mujer, con solo 20 años… en ese momento es difícil hacerles creer en el proyecto. Pero una vez que estas dentro y ya te han apoyado y ven que hay una base, quizás sea más fácil. Yo tuve la suerte que a María Elena Antolín, del Grupo Antolin, le gusto el proyecto y me quiso apoyar, llamó a muchas empresas, etc. Gracias a ella lo pude lograr.

 

“Yo tuve la suerte que a María Elena Antolín del Grupo Antolín, le gusto el proyecto y me quiso apoyar, llamó a muchas empresas, etc. Gracias a ella lo pude lograr”

 

¿Qué te es más difícil, conseguir los patrocinios o pilotar?

Conseguir los patrocinios infinitamente, sin duda.

¿Cuánta gente sois en la estructura de tu equipo?

Somos 6 personas, pero en el Dakar somos 25 personas. Necesitas infraestructura, mecánicos, gestionar muchas cosas, etc.

 

¿Has notado mucho cambio desde que empezaste a ahora en el tema de ser mujer?

Yo he tenido la suerte de haber nacido en una época donde ya había más aperturismo. Sinceramente nunca he notado machismo más allá del típico comentario. Nunca me he sentido ni fuera, ni un vacío por el hecho de ser mujer. Es verdad que hay ciertos hombres que no ve tan bien cuando les pasas, pero no suelen decir nada…

 

¿Te consideras feminista?

A mí me gusta la igualdad, y además este es un deporte donde tienes que competir con los hombres. Incluso Laia que compite en moto que es más físico que los coches y podría estar perjudicada por ser mujer está demostrando que puede luchar de tú a tú contra ellos.

 

El Dakar físicamente es durísimo… ¿por ser mujer te ves lastrada?

No, porque un Dakar no es fuerza física, sino aguante, y sobre todo a nivel mental. Yo soy cabezota y a nivel físico también entreno mucho. Es como hacer una maratón o una carrera de 100 metros… y el Dakar es el maratón.

 

Dentro de 10 años te ves…

Ojalá en el Dakar, pero soy consciente de que es complicado…

 

¿Te ves ganándolo?

Uff, son palabras mayores. Lucharé por estar lo más arriba posible, por estar donde yo considero que es mi sitio…

 

Más arriba…

Sí, creo que puedo, y casi que debo.

¿Y el apelativo de “tortu” de q viene?

Un mote de cuando era pequeña, como iba a todos los lados muy rápido… y ya me quedé con ello. Y es también mi logo.

 

Cuando vas con amigos o con tu pareja, ¿quién conduce?

Siempre conduzco yo. Lo tienen ya claro…

 

¿Algún chico se ha sentido coartado cuando le miras al conducir?

Bueno, la verdad es que no me lo han dicho… pero igual sí, no se… (se ríe)

 

¿Notas mucho machismo conduciendo?

Bueno, alguna vez se me pican por la carretera y no me gusta mucho, pero bueno…

 

¿Cómo conduces en el día a día?

Tranquila, no me gusta correr en la carretera, necesito sentirme segura y ahí no lo estoy.

 

¿Qué coche usas habitualmente?

Un Mitsubishi Eclipse Cross

 

¿Sigues la Fórmula 1?

Soy muy seguidora de Alonso, desde el principio, muy fanática de él. Y por cierto, los colores de su casco me encantaban y los he cogido; el azul es mi color favorito y la bandera de España me representa mucho.

 

¿Tienes algún ídolo, algún referente en el mundo del motor?

Alonso y Laia Sanz, pero también ha sido para mí un referente María de Villota.

 

Defínete en una palabra; cabezota

Un sueño; conseguir encontrar mi limite como piloto

Un miedo; que se acabe mi carrera

¿Campo o circuito?; campo

¿Con quién te irías a cenar?; con Rafa Nadal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here