Yaiza Ramos es una joven autora y directora teatral, que con su obra “Amor Fati” se hizo con el galardón Francisco Nieva en el 2017. Apasionada del teatro, pasa por ser una de las más firmes promesas de la escena madrileña. Aprovechando el restreno de “Amor Fati” este próximo sábado día 14 hemos querido acercarnos a charlar con ella.

 

Elige… ¿actriz, autora o directora?

Directora.

¿Y cuánto tiempo llevas escribiendo?

Llevo escribiendo unos cuantos años pero hasta hace poco no me había atrevido a cerrar del todo una pieza dramática. Con Amor Fati primó la necesidad por contar lo que me sucedía entendiéndolo como una farsa.

Pese a tu juventud llevas muchos años en el ámbito teatral… ¿cuál crees que es el mayor problema de la escena española?

¿El mayor problema? ¿Hay que elegir uno? Puede que un problema relevante en España sea la creencia de que las artes escénicas reciben mucho dinero del Estado, pero, lamentablemente no es así. El mundo de las artes escénicas es precario y las instituciones públicas tienen su parte de responsabilidad. Ya sea porque no ven igual de necesario invertir en autopistas que en cultura o por fomentar una endogamia que suele fortalecer a los de siempre y olvidarse de la gran mayoría. Tal vez hagan falta más concursos públicos para programar y producir espectáculos en teatros públicos con el fin de que los escenarios puedan ser de todxs.

Es tu primera obra… ¿De dónde nace “Amor Fati?

Amor Fati nace de la necesidad por contar qué le ocurre a mi cuerpo con una enfermedad casi desconocida pese a ser la segunda causa de ceguera en el mundo. Pero, no te voy a mentir: eso sólo es una excusa para tratar de sumergirte en el viaje de una adolescente que quiere entender quién es y, sobretodo, quiere amarse a sí misma pese a todo.

¿Se puede decir que es un viaje a través de una vida?

Es un viaje hacia la madurez. Hacia la aceptación de una misma. “Uno es lo que hace con lo que le han hecho”, decía Sartre.

Si tuvieras que definir la obra con una sola palabra….

Catarsis.

Una razón para ir a ver Amor Fati

Aunque cueste creerlo, con Amor Fati te vas a reír.

Háblanos del reparto…

Tenemos a tres actrices y a un actor que juegan en escena como nadie. Nos suelen decir de esta función que “no da tregua” y eso, en parte, es por la exigencia que hay en el escenario.  Un ritmo y un tono trepidantes hechos a la medida de este cuarteto.

En Amor Fati hay influencias del surrealismo, simbolismo, incluso dadaísmo  ¿se puede decir que es una obra con caracteres pictóricos?

En la puesta en escena tenemos muy en cuenta la visión de alguien con glaucoma y lo jugamos con la luz desde el inicio hasta el final. Es decir, lxs que padecemos esta enfermedad tenemos una visión tubular (por la pérdida de la visión periférica) y eso queda latente en la función gracias al delicado diseño de iluminación de Raúl Prados.

Por cierto, ¿de dónde surge el nombre?

Es una expresión latina y un concepto de Nietzsche que viene a decirnos que el hombre perfecto es aquel que acepta su pasado sin idealizarlo ni rechazarlo. Podríamos entenderlo como “amor al destino”.

La banda sonora tiene una gran influencia en la obra… ¿cómo elegiste las canciones a incorporar a la obra?

Creo que las canciones me eligieron a mí para contar esta historia. Si te digo que mi madre se enamoró de mi padre porque decía que se parecía a Camilo Sesto… Y se supone que yo me parezco mucho a mi padre.  En fin, lo dicho: mi vida es una tragedia.

¿Por qué autores te sientes influida?

Sería difícil decir todos los nombres y seguramente haya algunos de los que no sea ni consciente pero aquí van:  Angélica Liddell, Sarah Kane, María Velasco, Wadji Mouawad, Tiago Rodrígues, Koltès, Javier Maqua, Rodrigo García…

Se puede decir que tu obra es una comedia negra…

Sí, es una comedia negra por cómo están contadas las cosas. Todo lo que sucede tiene un punto delirante que provoca humor pese a tratar un tema tan duro.

¿Tiene tintes autobiográficos?

Sí, lejos de querer mostrar algo exhibicionista, Amor Fati son pequeños pasajes de mi vida deconstruidos en un sueño extraño a ritmo de Camilo Sesto, Los Chunguitos y Julio Iglesias.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here