Una carrera superlativa

Hay muchas, muchísimas carreras que no he visto en directo y que forman parte del “Cien cosas que hacer antes de morir”, pero en mi lista de must see europeas hay dos que destacan sobre manera y que tengo subrayadas en fluorescente; El Jaques Le Marois en el verano de Deauville y el Sussex en Goodwood. Porque si se analizan fríamente los números este Grupo I de Glorious Goodwood se ve que no solo es la mejor prueba sobre la milla de Europa, sino uno de los mejores Grupos I en términos absolutos del turf mundial. ¿Qué no se lo creen? Cojan los 10 últimos ganadores y hagan una media de sus ratings, y les saldrá en valores Timeform más de 127, una media sencillamente brutal.

Veamos que tiene de especial el Sussex. Para empezar el maravilloso marco donde se desarrolla, el hipódromo de Goodwood. Situado en las South Downs del condado de Sussex a unas 5 millas de Chichester, es propiedad del Duque de Richmond y disfruta de unas de las más bonitas vistas que se pueden encontrar en cualquier hipódromo del mundo. Y como declaró Hannon hace unos años, “Goodwood es el hipódromo más bonito de Gran Bretaña, y tanto a mi como a mis propietarios nos encanta participar aquí. Yo amo Goodwood, y sinceramente creo que cualquier aficionado al turf tiene a este hipódromo en lugar muy especial de su corazón”.

Pero no solo son las vistas, sino también la pista. Y es tras observar su recorrido se podría decir que el Sussex es un “mini Derby”, con una bajada pronunciada al comienzo y un último furlong que pica para arriba de una manera inmisericorde y que no ofrece tregua, el recorrido más exigente donde no te puedes esconder, se gana de cara, y excepcional es la edición donde el ganador no es el mejor ejemplar, de ahí que su historial sea algo apabullante y que los duelos vividos en las colinas de Goodwood sean parte de la leyenda del turf. Desde Frankel a Brigadier Gerald, de Zilzal a Kingman, el Sussex ha sabido mantener durante décadas el status de ser quizás la carrera más valorada para los milleros europeos. Porque si Royal Ascot es “el lugar”, el Sussex es “el momento”, y para sentarte a la mesa de los mitos del turf hay que coronarse en la milla del verano de Goodwood. Por aquí han pasado Rock of Gibraltar y Giants Causeway, Henrythenavigator y Petingo, y solo Frankel (quién sino) ha conseguido doblar victoria. Porque Frankel comenzó a ser Frankel en el denominado “Duelo de las Colinas” cuando Canford Cliffs, que venía de encadenar 5 Grupos I seguidos y que había ganado la edición anterior y era sin duda el mejor millero de Europa, se enfrentó al pupilo de Cecil, invicto pero que venía de firmar una actuación que había dejado dudas. Y con su victoria en el Sussex Frankel comenzó a cimentar la leyenda de ser uno de los mejores (sino el mejor) caballo de la historia. Porque el Sussex es de Ley y es de verdad… es la auténtica Milla de Oro.

 

Una edición apasionante

Si bien el Sussex de por sí ya es una de las mejores carreras del año donde se suele coronar al Rey de la MIlla, esta edición del 2020 se presenta incluso más interesante que de costumbre, con un nivel medio realmente alto, donde 4 participantes lucen un rating por encima de 120 RPR a los que hay que sumar un Siskin que si bien todavía no ha alcanzado ese rating, se espera que esté entre los tops de su generación. Sin duda un menú de autentico de lujo.

Venga, viajeros al tren de Goodwood que nos vamos…

 

Siskin: El glamour

Guapo, elegante y con posibles. Y es que Siskin lo tiene todo para ser (y lo es) un soltero de oro. Tras una magnífica campaña a dos años, donde encadenó 4 victorias en 4 salidas finalizando el 2019 con un triunfo en el Phoenix en agosto, reaparece tras una inactividad de 10 meses imponiéndose en las guineas irlandesas tras un recorrido realmente complicado dejando aroma de crack. Resumiendo… Valor 117, imbatido y viene de ganar consecutivamente 2 grupos I de los de verdad. Si a eso le sumamos la casaca de Abdullah y un origen más que atractivo parece difícil no dar como favorito al hijo de First Defence. Pero no todo es cal, que también tiene su montoncito de arena en el otro platillo de la balanza. Vamos a darle una vuelta y analizar su magnífica victoria de las Guineas. Se dudaba de su adaptación a la distancia, y se encontró una carrera lenta. Querían un going rápido y la pista fue una carretera. Sí, sé lo que están pensando… “pero era un Grupo I de la enjundia de las Guineas irlandesas”… veamos a quien dejo detrás. Vatican City, que llegaba como “caballo por hacer” (solo dos carreras en su historial) y que luego solo pudo ser octavo en su siguiente salida. Lope y Fernandez, “caballo de vuelta” que más tarde sería 11 en la Commonwealth y al que luego Pinatubo ajustició sin problemas en Deauville. Fiscal Rules, no colocado en un flojísimo Derby Irlandés, Armory al que Magical le asfaltó este pasado domingo etc etc. Resumiendo, que de sus 10 rivales solo uno (Sinawann) ha ganado tras las Guineas, y fue en un mediocre Grupo III. Vamos, que menos papel que en un telegrama. Por otro lado si se mira el rating de Siskin se puede ver que parece estancado en 117, y con ese valor desde luego va a tener muy complicado (por no decir imposible) hacerse con el Sussex, tanto por los rivales que va a encarar como por la historia de la prueba. Y por ciierto, también hay que ver como se maneja en una milla corrida “de verdad” es un track tan exigente como es Goodwood.

Aquí hemos venido a jugar (¿puedo saludar?) y voy a ir contra la cátedra (cotiza casi el par y a estas alturas es favorito unánime); no le veo ganador, y como se encuentre un terreno lento, si me apuran ni en la gemela. Y sí, lo sé, no me lo recuerden, los expertos (los de verdad) le ven como protagonista de la carrera.

 

Mohaather; el estilo

Amagaba, amagaba, pero no daba. Y es que este representante de Maktoum siempre daba la impresión de tener más pólvora de la que prendía. A dos años mostró interesantes maneras, y le dejaron madurar sin apurarle ni enfrentarle a los gallitos de su generación, para reaparecer con victoria en el Greenham cogiendo el ticket de candidato a las clásicas de las Islas, las cuales tuvo que perderse por problemas físicos, para reaparecer en Otoño en el Queen Elisabeth donde mostró su recuperación. Y en eso que nos ponemos en el 2020, donde se presenta en el Queen Anne, y en una recta infame pierde el partido sin salir a la cancha. Está claro que por una cosa u otra (lesiones, reapariciones, recorridos) Mohaather parece un caballo gafado… hasta que por primera vez los astros se ponen de su parte en la Summer Mile… ¿Resultado? Exhibición, victoria por 4 cuerpos y un maravilloso 123 RPR a la buchaca. A mi me parece un superclase al que como si fuera una promesa del rock, por fin ha llegado su momento en un gran festival con cazatalentos entre el público. Lo sé, no ha ganado ningún Grupo I, y su entrenador tampoco es uno de los habituales invitados en estas fiestas de alto copete (aunque con Sir Percy ya demostró saber gestionar un crack), pero hagánle un hueco en su carnet de baile, que creo que a este hijo de Showcasing por fin le ha llegado su hora y ha llegado para quedarse.  Mi favorito, que en estos momentos se cruza a 4.

Maximus Circus; el sudor

Y si Siskin es un caballo de portada revista del corazón, este Niarchos debería ser el protagonista de una revista de ciclismo. Porque ya me dirán que caballo recuerdan en los últimos años capaz de ganar tres Grupos I de máximo nivel por menos de cabeza y las tres veces gracias a unas montas magistrales de su jinete. Duro, correoso y competitivo hasta la extenuación, en la milla y en Europa en sus últimas 5 salidas solo un intratable Too Darn Hot (casualmente en esta misma prueba) ha sido capaz de vencer a este gladiador de O´brien. Viene de lucir un 122 en su victoria del Queen Anne y debería ser la piedra de toque de la carrera. Porque frente al terciopelo de Siskin y la lana de vicuña de Mohaather, no olvidemos el recio esparto de Circus Maximus. Difícil será que no veamos a este corajudo Galileo peleando hasta el poste de meta, porque con el Niarchos como poco tienes el empate. Y, por supuesto, Moore, su inseparable media naranja, a los mandos.

Wichita; la consistencia

Extraño resulta ver un Grupo I donde Ballydoyle no presente un candidato entre los más cualificados para la victoria, y en este caso ese honor ha recaído sobre el habitualmente minusvalorado Wichita. Porque se hace difícil encontrar un ejemplar que tras marcar 120 RPR en sus dos últimas salidas, estando a una cabeza (y una monta más acertada) de ganar las Guineas y a menos de dos cuerpos de imponerse en el St James, goce de menos predicamento que este hijo de No Nay Never. Es un gran caballo, un magnifico caballo al que quizás le ha faltado una pizca de fortuna (o ese nosequé de clase) para dar ese difícil salto al escalón reservado a las estrellas mediáticas. Y ojo, que en estos casos al final O´brien acaba envidando en el momento justo y en el lugar oportuno para llevarse la caja. Yo no olvidaría a este Wichita que siempre está y nunca se le espera, y es más de lo que parece. Será conducido por Dettori, al igual que en las Guineas (donde por cierto, no estuvo muy afortunado)

Kameko; la clase

Entonó el mea culpa. A dos años no me enamoró ni le veía nada especial, me pareció un buen caballo que supo aprovechar la chance que se le brindó para hacerse con el Racing Post Trophy. Pero amigo, sus Guineas me parecieron magnificas, mostrando voluntad, clase y ese gen competitivo que diferencia a los campeones. Y tras su consagración en Newmarket, afrontó un Derby donde le pesaron los metros, pero supo dar la cara y no desmerecer en ese exigente test donde si no es tu carrera el tío Paco saca la mano de repartir metiéndote hondonadas de cuerpos.

Ahora vuelve a la milla y si encuentra un terreno rápido y no acusa el Derby, quizás no gane, pero a ningún rival le han repartido mejores naipes para jugar esta mano. Otro más para la pelea, y este caso cruzándose a un quizás exagerado 5/1. Es verdad que el doblete Guineas-Sussex es realmente complicado de lograr (en lo que llevamos de siglo solo Frankel, Henrythenavigator y Rock of Gibraltar lo han logrado) pero este Kameko que tiene rating, maneras y clase para grabar su nombre en el palmares del Sussex.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here