Fotografía Iván Casuso

Añorar los días

que no llegaron.

Los sueños anillados

tras las pompas de jabón.

Los cuerpos no poseídos,

Las resacas no sufridas.

Vislumbrar un futuro conocido,

una esperanza desgastada,

una excusa no dicha,

pero ya utilizada.

Soy lo que queda entre los restos,

dijo el poeta.

Soy los restos de lo que nunca logré ser,

añado.

Compartir
Artículo anteriorLa decencia de Sánchez es la democracia de Maduro
Artículo siguiente¿Dónde irán las palabras?
David Vicente
Escritor con varias novelas publicadas, he sido galardonado en varias ocasiones, como por ejemplo en el XLVIII Premio Internacional de Novela Corta Ciudad de Barbastro por “Isbrük” (Editorial Pre-Textos, 2017). También colaboro como articulista en medios como Zenda, y actualmente dirijo la escuela creativa “La Posada de Hojalata” impartiendo talleres de escritura creativa, tanto dentro de ella como para diversas instituciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here