Es indudable que el 2020 está siendo un año extraño, para algunos pésimo y para otros simplemente muy malo, en todos los ámbitos y sectores. La industria, la hostelería, la construcción han sido duramente castigados… y claro, la cultura no podía ser la excepción. Conciertos suspendidos, exposiciones aplazadas, festivales transmutados a eventos online, etc. Y en el ojo del huracán, por supuesto, los estrenos cinematográficos. Porque hay que ser muy valiente para arrancar tu proyecto y presentarlo al público en estas circunstancias, el cual has madurado durante años y donde has depositado tu ilusión y trabajo, con los costes y la dificultad que entraña en España poder llevar a cabo la realización de un largometraje. Y así, emporios como la Disney han ido aplazando sin fecha sus grandes estrenos en las salas de exhibición.

«Porque como decía el clásico, no hay que tenerle miedo al miedo, y los productores de «No matarás» no lo han tenido, y solo por eso este largometraje merece un respeto»

Pero hay valientes. Incluso, los hay muy valientes. Tanto que han decidido, contra la lógica monetaria, estrenar. Como es el caso de los productores de “No matarás”. Porque como decía el clásico, no hay que tenerle miedo al miedo, y ellos no lo han tenido, y solo por eso este largometraje merece un respeto. Y si además es una buena película, pues whisky de doble malta.

Pero hablemos de la película en sí. Dirigida (con acierto) por David Victori, nos narra como Dani, un chico que ha dedicado los últimos años a cuidar de su padre enfermo, conoce a la misteriosa y fascinante Mila, que le empuja a cometer acciones de las que jamás se hubiera sentido capaz. Película frenética e incluso a veces claustrofóbica, es interesante, inquietante, divertida y sobre todo, entretenida. Porque si hay algo que tiene esta “No matarás” es ritmo, mucho ritmo.

Un guion ágil, una dirección acertada, una ambientación magnífica y sobre todo un reparto realmente acertado, encabezado por Mario Casas, que al igual que en la estupenda “Adios”, vuelve a estar a gran nivel (cosa que por cierto cada vez es más habitual en el popular actor gallego), en un tipo de personaje con el que cada vez se siente más agusto y que le permite dar lo mejor de sí mismo. Por su parte Milena Smit está muy acertada encarnando a la magnética y sexual e imprevisible Mila, pero con todo y con eso la verdadera sorpresa de la película esta en dos de los personajes teóricamente secundarios. Por un lado Fernando Valdivielso está muy creíble en su papel de Ray, dando vida a un personaje lleno de aristas y nada fácil de no caer en los estereotipos y lugares comunes.

Pero sin duda el verdadero descubrimiento es Elizabeth Larena en el papel de Laura, la hermana de Dani. Elizabeth es un caso paradigmático de una actriz, que paso a paso y sin estridencias no ha dejado de crecer profesionalmente hasta convertirse en una magnífica actriz. Dotada de una gran personalidad y magnetismo, es capaz de ofrecer un variado número de registros, y quizás en “No matarás” por fin ha podido mostrar todo su talento. Sin duda, actriz a seguir y que probablemente se vaya a convertir en una habitual de las producciones audiovisuales españolas.

Y es que “No matarás” es una película sincera, con ritmo, y sobre todo muy bien narrada. Hay que verla, aunque este estemos en un Annus Horribilis…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here