Extrovertida, alegre, sonriente, para ella todo gira en torno a su profesión. Tiene una alegría contagiosa, un optimismo que hace que pienses que junto a ella nada puede salir mal (“Soy soñadora, pasional y cabezota. Y también alegre y risueña, muy, muy risueña”). Porque Nahia Laiz es una actriz con mayúsculas, con pasión.

 “Soy actriz, lo he sido siempre. Es lo que me compromete y, entre otras cosas, lo que me define en la vida. Y soy una apasionada de seguir aprendiendo y creciendo, con ilusión. Tengo verdadera pasión por aprender.”

Porque Nahia Laiz no trabaja de actriz, sino que es actriz. Siempre, las 24 horas del día y en cualquier situación o lugar. Una pasión que no tardó en descubrir.

“Empecé a estudiar teatro con 13 años, en Bilbao, donde nací. Entonces descubrí que quería que mi vida girase en torno a la interpretación. Como era una niña aplicada que sacaba muy buenas notas, y mis padres no tenían nada claro que el arte dramático fuera una carrera con futuro, hicimos el típico pacto: Comenzaría una carrera en paralelo mientras estudiaba para ser actriz. Empecé Veterinaria en Madrid”

 Pero nunca se vio lejos de las tablas…

“Nada más llegar comencé a moverme en grupos de teatro amateurs, compañías de teatro independiente, empecé a prepararme… me fascinaba. Y en segundo o tercero de veterinaria di el paso y lo dejé para dedicarme por completo al teatro. Seguí estudiando con Ángel Gutiérrez, Jorge Eines y muchos otros a la vez que trabajaba en pequeños papeles dentro de la compañía del Teatro de Cámara. Por fin estaba dónde quería estar.”

Una decisión difícil, comprometida, arriesgada… “A mis padres no les hizo mucha gracia. Tenía un provenir tranquilo, estable, una profesión que también me apasiona, por cierto (ya colaboraba con un veterinario de caballos) Y claro, decirles que lo dejo… pero afortunadamente nunca me faltaron trabajos ni proyectos. A pesar de sus dudas, mis padres siempre han sido mis mayores fans, mi sostén. Me siguen, procuran siempre ir a verme actuar… Son un apoyo continuo”

©Alex Roló

¿Te imaginabas que ser actriz era esto?

Sí y no. Por un lado, intuía lo feliz que me iba a hacer y todo lo que me iba a aportar. Sabía que, como dicen en la película argentina, era “mi lugar en el mundo”. Pero por otro lado lo que no imaginaba es que iba a aprender tanto de otras áreas: producción, autoempleo, de tener que asumir muchos noes y cambiar muchas cosas, de volver a empezar una y otra vez.

Hay que estar en constante formación (al menos yo lo estoy) y con la vena creativa siempre a punto. Teóricamente lo sabes, pero el verlo cara a cara te hace afrontarlo de otra manera, con otras herramientas. Ahora produzco, escribo, voy ampliando el espectro y siendo una creadora más completa. Todo suma para seguir creciendo. Cuando yo veía a los grandes actores desde mi niñez, en Bilbao, me los imaginaba inalcanzables… Y eso no es así. Todos somos seres humanos intentado trabajar en lo q nos gusta, ni más ni menos.

Nahia en seguida salta a sus proyectos, a sus ilusiones, y, sobre todo, a sus retos

“Es una de las partes que más me gusta de ser actriz, el reto continuo, tanto en un aspecto meramente artístico como en el plano personal. Es cierto que la precariedad puede ser un problema a veces (¿dónde no hoy en día, por desgracia?), pero también te da la posibilidad de formarte, investigar, crear, conocer tus límites para trascenderlos y equivocarte… Se aprende mucho de los fracasos, de los aciertos, de gestionar tu tiempo y tus prioridades, de la gente nueva. Este camino te enriquece, y te puede hacer crecer mucho desde una óptica personal.”

¿Qué nuevos proyectos te esperan?

“Estoy a la espera de cerrar un par de proyectos audiovisuales, y también estoy escribiendo una pieza de teatro en la que estoy trabajando con Javier Hernández Simón, que es mi proyecto más grande y personal. Lo más inmediato son las nuevas fechas de “La Mirada del Otro”, de la compañía “Proyecto 43-2”, con la que llevamos más de dos años de gira y otros tantos gestando nuevos montajes. En verano estreno “Filoctetes” en el Festival de Mérida así que estaré compaginando las dos funciones y rodando lo que venga.”

¿Cómo te ves dentro de 20 años?

“Me veo libre, feliz, con el poder y la paz que da hacer lo que más me gusta, y comprometida con mi camino, con mi gente, cerca de mi familia. Y actuando. Seguro que actuando.”

©Alex Roló

Como creadora no acaba de gustarle toda la estructura burocrática que rodea a su mundo…

¿Lo que menos me gusta de mi profesión?; la precariedad impuesta y mal entendida. Una cosa es que un proyecto sea pequeño, con pocos recursos, y otra que den por hecho que por trabajar en esto pueden saltarse a la torera las condiciones mínimas para trabajar con dignidad (altas, sueldos…)  

Las dificultades administrativas y las trabas a los autónomos, el poco cuidado que se tiene de la cultura desde las instituciones, particularmente desde este gobierno central. La subida del iva cultural hizo muchísimo daño. No creen en la cultura como un valor añadido de este país y como una industria capaz de generar riqueza. Nos tienen muy castigados y van hacia la privatización de todo lo público (por desgracia no sólo de la cultura). Creo firmemente que la cultura en general y las artes escénicas y cinematográficas en particular son de un valor incontestable y deberían estar cuidadas y promovidas por el gobierno que tiene la responsabilidad de hacer la cultura accesible para todos. Es lo que hace a la gente libre pensadora y tiene un poder de altavoz y escáner social impresionante, también para crear conciencia. Eso, junto a la educación y la sanidad, la investigación científica… deberían ser los pilares fundamentales e intocables de todo gobierno que se precie de cuidar a los ciudadanos. Pero, claro, eso es precisamente lo que no les interesa, ciudadanos cultos y libres. Hay teatros públicos donde la entrada a la sala pequeña cuesta 25 euros. Eso, que al menos ojalá garantice las mejores condiciones laborales de sus trabajadores, no es asumible por todo el mundo y convierte el teatro en un acto elitista cuando debería ser un acto social.”

©Alex Roló

Ve el ser “actriz”, como un conjunto como un desarrollo vital, lo que hace que de tanta importancia a prepararse concienzudamente.

“¿Elegir entre la preparación o el talento? Y yo me pregunto: ¿Qué es el talento? Desde luego una buena preparación hace aflorar los talentos, pero es difícil decidir. Obviamente hay una mezcla perfecta que no se cuál es, ni en qué porcentaje. Pero pondría por delante la preparación. Tienes que tener un compromiso con la cultura, con el trabajo bien hecho, incluso para tu crecimiento personal. Se puede ser una gran actriz si haber estudiado, supongo, pero creo que debe ir unido el “talento” de nacimiento a la preparación y al trabajo, al conocimiento. Eso sí, no me atrevería a balancear el tanto por ciento. Para mi ser actriz es una manera de mover el mundo, de hacer pensar, de abrir posibilidades y conciencias, por eso hay que conocer el mundo, el arte, la historia, la técnica del oficio que eliges como cualquier otro profesional.”

“Soy feminista”, afirma sin la más mínima duda. “¿Me too o manifiesto francés? Creo que ha habido una polémica un poco absurda. Está claro que es un tema que hay que tratar, hablar y visibilizar. No sólo en nuestra profesión, sino cualquier mujer en cualquier nivel y en cualquier lugar. Es necesario estar unidas y unidos (los hombres también). Es una situación que vulnera los derechos Humanos y no caben división de opiniones. Han salido a la luz cosas muy gordas, casos muy graves. Puedo entender que ciertos coqueteos desafortunados sean simplemente eso, pero una cosa es una seducción torpe o fuera de lugar y otra cosa temas tan graves que llegan a sacar a la luz violaciones y vejaciones. No se pueden hacer sombra.”

¿Te has sentido acosada en tu trabajo?

“No de manera grave. Aunque alguna vez sí he tenido que parar los pies a algún compañero. Lo triste es lo común que es lo que se puede considerar “no grave”. ¿Acoso sexual por parte de algún director o productor? Por suerte no, pero hay frases, detalles… claro que lo he visto. Por suerte tengo herramientas suficientes para pararlo a tiempo y ayudar a quien lo necesite. Para mi es fundamental cuidar el lugar de la mujer en esta profesión. Con toda la polémica del me too llegué a leer algo así como “que se aguanten, ¿no querían ir de guapas y estupendas? Pues q no se quejen” Hay que tender más y mejor hacia la sororidad. No me cabe en la cabeza que por el mero hecho de ser mujeres tengamos que estar preparadas para el coqueteo…y de ahí para arriba. El simple hecho de que nos preguntéis por ello ya es muy significativo. Me gustaría saber si los hombres tienen que contestar esta misma pregunta…¿o se da por hecho que a ellos no se les acosa? Es un tema muy amplio.

 Se la ilumina la cara al hablar de teatro…

“El teatro exige una preparación diferente al audiovisual. Puedes encontrar una persona con un perfil, con un magnetismo, que pueda actuar delante de una cámara y te convenza. Pero eso no es posible en el teatro. El teatro es otro código. Hay actores que en pantalla valen, pero en el teatro no… ¡y al revés! Son técnicas diferentes y como tales hay que conocerlas.”

¿En qué actores o actrices te fijas más?

“Hay muchos actores a los que admiro. Ricardo Darín, Meryl Streep, Blanca Portillo en todas sus facetas. ¿Directores? Me gusta mucho Campanella, Eastwood, Robert Redford. En España me encantaría trabajar en el cine con Amenábar, Isaki Lacuesta, Paula Ortiz. Me parece que Paula hace unas propuestas sumamente interesantes. En teatro con Will Keen, Pablo Messiez, Magüi Mira…un largo etcétera. Pero por otro lado no soy especialmente mitómana. Admiro y respeto a todas las actrices por el hecho de serlo. Fijándome en su trabajo me encanta Aitana Sanchéz Gijón, por ejemplo, Inma Cuesta, María Morales o Ángela Molina.”

“Me gustaría rodar un western. ¡¡¡Siempre he querido montar a caballo en una película!! Una fantasía sería protagonizar un western dirigido por Eastwood con Ricardo Darín y Rachel Weisz de compañeros en el que se remueva lo más profundo del ser humano”.

©Alex Roló

¿Qué crees que es lo mejor y lo peor que tienes como actriz?

“¿Lo mejor de mi como actriz? Creo que la mirada, el primer plano. Creo que manejo bien los primeros planos en cámara. Una vez, mi amiga Montse Pla me dijo “es increíble cómo si que hagas nada se nota todo lo que te está pasando por dentro en esa mirada” (¡gracias, Montse!) En teatro el pasar por el cuerpo la palabra. No decir simplemente porque hay que decir lo que pone sino buscar de dónde viene antes de decir el texto.

¿Y Mejorar? Muchas cosas. Creo que nunca voy a terminar de mejorar, por suerte. Cada avance en el camino te enfrenta a nuevos retos. Todavía me pongo muy nerviosa, por ejemplo. Antes de rodar o de una audición duermo poco y mal, suelo tener sueños muy vívidos. Reviso y repaso las secuencias, los textos…en realidad soy muy tímida y autoexigente.”

¿Te gusta ser dirigida?

¡Siempre! Ser dirigida significa estar trabajando. Me encanta además trabajar en equipo, que es lo que toda creación artística es, al fin y al cabo. Después hay muchos estilos y depende… si me entiendo bien con el director y con el resto de compañeros se produce la magia, todo es fácil. Por ejemplo, con Alex Rodrigo me entiendo muy bien. Tiene una idea clara de lo que quiere, pero es capaz de conducirte a ello dejando espacios para la libertad del actor y dejándose también sorprender. Creo que sabe sacar lo mejor de cada uno o una en vez de imponer sus formas. Así es para mí el director o la directora ideal: un timón firme que sabe dónde quiere llegar pero con la generosidad y sabiduría suficientes para extraer lo mejor de cada compañero”

Mujer polifacética, le gusta cualquier actividad creativa; así es, guionista, actriz, directora e incluso productora. “Yo me considero actriz por encima de todo. Creo que escribo bien, y produzco bien y soy buena liderando equipos, pero como más cómoda y completa me siento es actuando. Lo otro son anexos que me completan, digamos que son mis hobbies y que muchas veces lo hago por necesidad, pero no soy profesional de esos temas.”

Persona sensible, no puede permanecer al margen de los problemas sociales. Colabora con varias ONGs que trabajan con refugiados, estando especialmente sensibilizada con los problemas de la infancia.

Una de mis mayores inquietudes es la infancia y todo lo que la rodea. Hay que respetar la infancia como se merece, abriéndolas ventanas a la vida, más allá de tecnología, o el concepto de “tener”; estamos perdiendo la esencia del amor y del compartir. Muchas veces pienso en dar la vuelta a la frase que dice “qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos”. A mí me gusta ocuparme de “qué hijos vamos a dejar a este mundo”. Ojalá personas libres y comprometidas que puedan mejorar todo lo que ahora existe, cuidar el planeta y crear sinergias en vez de guerras.

©Alex Roló

¿Qué cambiarias del teatro?

Hum… pediría más respeto de las instituciones y del público también. Que la gente que no nos conoce, aprendiera un poco más de nosotros, de nuestro compromiso. Detrás de cada palabra dicha por un actor hay años de esfuerzo y trabajo. No es algo que cualquiera puede llegar y hacer sin más sólo con aprenderse un texto de memoria…no debería serlo. Me duele mucho cuando leo comentarios llamando a los artistas “subvencionados”, “vagos” etc… Desligar lo creativo de lo político. No por ser artista se tiene un color político determinado. Lo personal no debería pesar más que lo profesional. Cuando yo dejé veterinaria le dijeron a mi madre en el pueblo que si iba a estudiar teatro era porque no valía para nada y porque no era capaz de sacar una carrera adelante. Sin embargo, nunca he trabajado, estudiado ni aprendido más que en este camino.

A quemarropa

¿Cómo eres? Alegre

Un defecto; cabezonería, puedo ser muy vehemente…

Una virtud; la capacidad de trabajo.

Un libro; “El mapa no es el territorio” de Michel Houellebecq

Una película española; “Sicarius, la noche del silencio”

Una película extranjera; “El cielo protector” de Bertolucci

Canción; “Gracias a la vida”

Un viaje; Marruecos

Un recuerdo; Arroyo, el pueblo de mi infancia cerca de los Picos de Europa

Un verano; el último

Un sueño por cumplir; montar a caballo en una película

©Alex Roló

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here