¿Cuáles serían tus tres indispensables a la hora de escribir un libro?

Para mí, es muy importante la realidad en los personajes, con el objetivo de que con el lector pueda sentirse identificado rápidamente; el tema social, puesto que estoy absolutamente convencida de que la literatura sirve para reflejar y criticar la sociedad en la que vivimos; y por supuesto, el amor. Debo confesar que soy una romántica. Las mayores locuras del mundo siempre las hacemos por amor.

 

Aproximadamente, ¿cuánto tardas en terminar una obra

Depende de la obra. No suelo ponerme fechas, pero entre la investigación previa, escribir, revisar, y corregir, un año, más o menos.

 

¿Qué fue lo que te impulsó a querer escribir un manuscrito?

Llevo escribiendo desde que era muy pequeña, no tengo conciencia de cuando empecé a hacerlo. Tengo relatos de cien páginas que ya tienen 10 años, e incluso he llegado a cambiar el final a los libros o a escenas de cuentos que leía. Siempre he llevado la escritura muy inmersa en mí.

 

¿Qué tienen tus libros para que resulten atractivos?

Creo que hacen sentir. Es fácil entrar en la historia y percibir a los personajes como si fueran personas cercanas. No son las típicas historias de chico conoce chica, chico mete la pata y luego la recupera. Hay un trasfondo social, hay cosas que no se pueden solucionar, como en la vida real; y lo mejor es que siempre te dejan con un sabor agridulce de esperanza en la boca.

 

Dicen que en la vida hay que hacer tres cosas, entre ellas, escribir un libro. ¿Todo el mundo puede escribir un libro?

No. Sé que suena mal, pero es así. Bueno, quizás todo el mundo puede publicar un libro en Amazon, pero no todo el mundo sabe contar o transmitir una historia. No es lo mismo juntar letras, que vivirlas.

 

¿Dónde encuentras la inspiración?

En la vida. En la mía y en la de las personas que me rodean. En las noticias que leo o en las conversaciones que se cruzan en mi camino, en los libros que he leído y en los que leo, en las canciones que escucho.Todo me puede inspirar.

 

Hablemos de la experiencia de vida. A la hora de describir una escena, a la hora describir un sentimiento, ¿es la experiencia un elemento indispensable?

Para escribir has tenido que vivir. No la historia que contamos en nuestras novelas, ojo, pero los sentimientos son universales. ¿Cómo describir el miedo, los celos, la sensación de un corazón desbocado si no lo has vivido?

 

¿Puede un buen libro cambiarte la vida?

Absolutamente, pero un buen libro y un mal libro. Creo que todos tenemos un libro que, al leerlo, decimos “quiero saber expresar esto, quiero que alguien vibre con mis letras como lo he hecho yo con este”. Esa sensación te cambia la vida. Porque entonces ya tienes un reto, un objetivo.

 

¿Es fácil publicar en España?

Depende de a lo que consideremos publicar. Si nos referimos solo a la publicación tradicional, sí; porque o tienes un nombre famoso, o es muy difícil que te hagan caso. Ni siquiera te suelen dar la oportunidad de hacerlo, o lo hacen pero no te dan publicidad, ni te ponen en los escaparates de los grandes centros. Encima las regalías que te ofrecen son mínimas.

 

¿Qué es más eficaz a la hora de vender libros, una editorial o una editorial de autopublicación?

Por mi experiencia, he vendido más por autopublicación que con una editorial.

 

¿Qué supone autopublicar un libro? ¿Merece la pena?

SÍ. Autopublicar es un trabajo difícil, aunque algunos se empeñen en decir que los independientes somos aquellos a los que las editoriales no quieren. Yo he recibido ofertas de editoriales y las he rechazado. Uno tiene que ser coherente con sus ideas y con su manera de ver la vida. No puedo decir que nunca vaya a estar en una editorial, ni mucho menos; pero hasta que la industria no cambie, lo veo complicado. Tengo un maravilloso equipo detrás: tengo corrector, portadista, maquetador, y publicista. Sí, tengo que invertir, pero merece la pena. No somos los primeros en hacerlo. Grandes escritores como Jane Austen decidieron seguir el camino de la autopublicación.

 

¿Qué sentimientos experimentas a la hora de ver tu libro en un escaparate?

Es una gran sensación. Mi primera obra lo estuvo y es increíble.

 

Confiesa: ¿alguna vez has ido a una librería para ver si la gente cogía tu libro?

Sí. Es así de tonto y así de real. Los ves cogiéndolo o mirando la sinopsis. Alguna vez lo dejaban y otras lo compraban, y allí estabas tú, expectante para ver la decisión que tomaban.

 

¿Ves la literatura bien posicionada en España?

En España todo lo relacionado con la cultura es una lucha continua. Se desprecia por todas partes. La literatura es una diana increíble. Se educa a los niños para que prefieran jugar a la tablet. Los adultos pierden esa maravillosa costumbre de leer un poco antes de irse a la cama. Hay que invertir un poco de dinero. Comprar libros es invertir, no es gastar. También podríamos hablar de por qué se gasta tanto en publicitar a tertulianos, a youtubers o, a famosos que ni siquiera escriben. Las editoriales no se arriesgan en buscar futuras promesas.

 

¿Por qué crees que existen tantas dificultades a la hora de la publicación de manuscritos en nuestro país?

Las editoriales son un negocio, y como tales, quieren recuperar la inversión incluso antes de haber publicado el libro.

 

En Reino Unido y en muchos otros países, ser escritor es una profesión muy bien posicionada. ¿Por qué dirías que existe esta diferencia entre España y los otros países?

No conozco la realidad diaria de los escritores en otros países, pero sí sé que muchos de ellos, una vez jubilados, no tienen problemas para recibir la pensión y los derechos de autor. Creo que en España se sigue teniendo esa mentalidad de que “cualquiera puede escribir, y ahora más con Amazon”. En otros países tienen bien asumida la imagen del escritor como profesión. Ojalá en algún momento podamos cambiar eso. Yo no lo voy a ver, pero espero que mis hijas sí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here