Fotografías Alex Rolo

Mariona Tena pasa por ser una de las actrices más elegantes y de mejor presencia del panorama español. Tras iniciarse en el mundo de la televisión como ‘actriz infiltrada’ en la Sexta, participó en televisión en series como «Gran Reserva», «Amar es para siempre» o «Gavilanes» y, sobre todo en «Seis hermanas» donde su interpretación de Blanca Silva la hizo convertirse en una de las actrices más queridas por el público español.
Apunto de estrenar la serie “El Nudo” hemos querido charlar con Mariona sobre sus comienzos, su presente y sus proyectos de futuro.

 

Se podría decir que tu trayectoria es bastante peculiar, ya que terminaste en ESADE con 22 años antes de lanzarte al mundo profesional de la interpretación, ¿fue ahí cuando decidiste ser actriz?

Terminé con 22 añitos, era de las pequeñas de la promoción. En realidad, comencé a rodar anuncios de televisión desde que era muy jovencita, con 13 años. Ya había realizado algún curso de interpretación en la agencia dónde trabajaba en Barcelona y ya entonces, me di cuenta de que lo más me gustaba era actuar delante de la cámara. De hecho, mi profesor de interpretación nos recomendó que fuera a castings pero no me daba la vida…Y opté por centrarme en los estudios. Pero siempre se me quedó pendiente la interpretación. Fueron pasando los años y propuse en mi casa hacer una carrera artística pero me recomendaron que antes, hiciera una carrera universitaria. En ese momento no es lo que quería hacer pero ahora, desde la distancia, reconozco que me sirvió para amueblar la cabeza.

¿Qué te dijeron tus padres cuando les contaste que querías dedicarte profesionalmente a la interpretación?

Les costó. Pero acabaron entendiendo que dedicarse a algo que no te hace feliz no es el camino. También les sirvió mucho ver que las cosas empezaron a funcionarme como actriz, eso les tranquilizó enormemente.

Comenzaste en Salvados…

Sí, hice muchos programas con él como actriz infiltrada y fue una experiencia muy divertida y retadora porque no había guión ni actores que te dieran la réplica. Era la vida misma. Si el personaje no era creíble, no había programa.

¿Echas de menos ese tipo de trabajos? 

Lo que hacía con Jordi no dista mucho de lo que hago ahora mismo cuando me enfrento a un personaje. La única diferencia es la adrenalina de hacerlo en vivo y en directo. Aún así, creo que esa adrenalina sigue estando cuando piso el escenario en teatro y el plató en los rodajes. Es una adrenalina distinta pero creo que nunca desaparece. El lanzarse a lo desconocido.

“Creo que uno de los aprendizajes más difíciles pero también más importantes de ser actor es aprender a aguantar con firmeza esos momentos de no trabajo sin perder la confianza en uno mismo”

Después de Salvados haces Embrión…

Esa película junto con Salvados la hice mientras estaba estudiando. Tuve mucha suerte porque fue un casting bastante multitudinario en Barcelona, era la ópera prima del director y me cogieron. Fue un aprendizaje brutal.

Y te dieron un premio en el Kimera International Film Festival de Italia por ese papel

Sí y no me lo esperaba para nada. Era lo primero que hacía como actriz a un nivel de rodaje más profesional y como actriz protagonista. Que me llegara esta noticia fue un regalo, la verdad.

Después de esta película vas a Gavilanes y empiezas en ficciones de televisión…

Mi estreno a nivel nacional en televisión fue Gavilanes, donde estuve desde el primer al último capítulo. Fue muy divertido y había muy bien ambiente. La verdad es que en todas las series en las que he estado siempre ha habido muy buen ambiente y se han formado verdaderas familias.

¿Tener una formación te ha ayudado en eso también?

Me ha ayudado, como te comentaba antes, a tener la cabeza bien amueblada y a seguir tocando de pies al suelo a pesar de haber vivido momentos de éxito. En eso, agradezco mucho toda la formación recibida por mi familia. Aunque cuando me refiero a formación, no es solo la académica también, la personal. Creo que es igual de importante, incluso más. Los valores y la moral que transmiten los padres a los hijos y después los que te encargas tu como individuo de ir fomentando por el camino. Diría que siempre estamos aprendiendo, de todo. Eso es lo importante, nunca dejar de aprender.

¿En algún momento pensaste en abandonar?

Sí, justo después de terminar Seis Hermanas. Fue un momento difícil, de no trabajo y me replanteé muchas cosas. Por suerte, supe mantenerme firme y en mi lugar. Confiando en quién soy como actriz. Creo que eso es uno de los aprendizajes más difíciles pero también más importantes de ser actor, aprender a aguantar con firmeza esos momentos de no trabajo con fuerza y sin perder la confianza en uno mismo.

¿Cómo recuerdas tu paso por Seis hermanas?

Me acuerdo mucho de esos dos años porque fueron maravillosos. Las actrices que hacíamos de hermanas todavía tenemos contacto y hay una relación muy especial entre nosotras que se generó en plató.

En nada se estrena El nudo…

Es una serie de DiagonalTV que se estrena en Atresmedia Premium el 24 de noviembre. El nudo habla de un asesinato y la trama gira alrededor de la investigación sobre lo que ha pasado. Habrá triángulo amoroso y muchas subtramas. El formato es muy interesante, han hecho una propuesta muy distinta y muy acertada.

También tienes proyectos para series extranjeras

Sí, acabo de rodar un proyecto para una serie de Amazon que todavía no puedo desvelar. Actuar en inglés es algo que siempre me ha interesado. Por el reto que supone actuar en un idioma que no es el tuyo y por todo el aprendizaje que conlleva. Siento que tener esa posibilidad, al saber idiomas, es una gran suerte.

¿Qué crees que es lo más importante para triunfar?

Creo en el talento y el trabajo a partes iguales. Sin el trabajo constante, uno no puede seguir creciendo ni a nivel personal ni a nivel profesional.

“El teatro te da la oportunidad de hablar y darle vida a personajes más arriesgados y también de hablar de temas tabú que necesitan ser vistos”

¿Te gusta hacer teatro?

Sí, claro. Produjimos una obra de teatro llamada Norway.today sobre el suicidio con la que estuvimos dos años. Para mi el teatro, y sobre todo cuando es una obra autoproducida como Norway.today, te da la oportunidad de hablar y darle vida a personajes más arriesgados y también de hablar de temas tabú que necesitan ser vistos. El teatro, o el arte en general, bajo mi opinión tiene esa responsabilidad social.

¿Cuál crees que es tu mejor virtud como actriz?

Mi sensibilidad y mi tenacidad. Soy muy trabajadora.

Y deberías mejorar en…

Estoy en el camino pero yo creo que en aceptar bien las críticas y no depender de ellas. A todos nos cuesta. Ya no me afectan tanto las críticas negativas como cuando empecé a trabajar. También tiene que ver con que uno va creciendo en seguridad. Y con la seguridad en uno mismo llega algo muy enriquecedor que es aprender a transformarlas en algo positivo.

¿Crees que tener un físico tan llamativo te ha beneficiado o te ha perjudicado?

Pues para algunas cosas me ha beneficiado y para otras no. A veces he accedido a algunos papeles que buscaban eso y otros no. También creo que es una cosa interna del actor el ir trabajando eso y cambiarlo. Que no te vean solo como un físico. También la cosa cambia con la madurez. Y para mi, a mejor.

¿Crees que si no hubieras sido guapa habrías sido actriz?

Yo creo que sí. Bueno no creo. Sí. Mi caso es muy vocacional. Yo no me veo haciendo otra cosa. Me encanta hacer lo que hago porque le da significado a mi existencia y sobre todo disfruto muchísimo. ¡Me lo paso muy bien incluso haciendo drama!

¿Prefieres hacer drama?

Yo he hecho más drama pero no sabría qué decirte porque empecé con Jordi Evole, que era comedia pura y luego también estuve con El Tricicle haciendo varios personajes. Las dos cosas son maravillosas y al final, la manera de hacerlo es desde el mismo lugar.

“Me gustaría algún día producir un proyecto del estilo de “El cuento de la criada”. Hay muchos libros interesantes que me gustaría llevarlos al teatro o al cine”

Si pudieras elegir el proyecto que tu quisieras, ¿con quién te gustaría trabajar?

Me interesa mucho lo que están haciendo en teatro Miguel del Arco y Pablo Messiez. Me encantaría poder algún día trabajar con ellos y aprender.

Y también algún día producir un proyecto del estilo de “El cuento de la criada” de HBO, que está basado en la novela del mismo nombre. Hay muchos libros interesantes que caen en mis manos y que me gustaría llevarlos al teatro o al cine. Estoy en ello. No es tarea fácil pero el camino como te decía anteriormente es mantenerte firme y seguir luchándolo.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de ser actriz?

Lo que más, conectar profundamente con el personaje, sus vivencias, sus experiencias, sus sensaciones, su sensibilidad… y poder vivir a través del personaje todo su mundo. Es algo que me ha enseñado muchas cosas. Todos los personajes a los que he dado vida, me han cambiado de alguna manera. Si rebobinase volvería a ser actriz. A pesar de todas las dificultades. Si di un giro tan grande en mi vida fue porque lo tenía muy claro.

¿Es muy difícil ir a un trabajo donde te examinan todos los días?

Pienso que hoy en día nos examinan en todos lados. Tengo amigas que no se dedican a esto y también las examinan todos los días cuando van a sus trabajos. ¡Y en las redes sociales también! La gran diferencia es que nosotros trabajamos con nosotros mismos, con nuestro instrumento, nuestras emociones, nuestra sensibilidad y que el examen sea hacia tu persona a pesar de la máscara/ del personaje no es fácil de manejar.

¿Crees que estas bien valorada como actriz?

Siempre he recibido mucho cariño por parte de la gente de la profesión. Aunque te diría que el trabajo está en valorarse a uno mismo y no caer en la tentación de depender tanto de la valoración externa. Lo que dicen o dejan de decir de ti. Para mí, ese no es el camino.

¿Te consideras feminista?

Sí, porque para mí el feminismo es igualdad de derechos para mujeres y para hombres. Es decir, si yo estoy haciendo el mismo trabajo que un compañero, quiero cobrar lo mismo. Pero también considero que ese feminismo, bien entendido, tiene que estar cuando yo voy a acceder a un trabajo. Me refiero a que no me lo den a mí solo por ser mujer sino que me lo den porque me lo merezco.

¿Estás a favor de las cuotas en las empresas?

Sí, porque si no pasara eso no empezaríamos a igualar las cosas. Es un paso necesario para el momento en el que estamos. Quizás en el futuro, quiero pensar que el feminismo no hará falta porque combatiremos desde el mismo lugar que los hombres. Ahora es necesario que haya cuotas porque sino muchas mujeres no accederían a puestos que están accediendo. Estamos dando pasos.

¿Crees que este tema ha cambiado desde que tú empezaste?

Sí, y estoy muy contenta. Por ejemplo, en Diagonal TV la directora es Montse García y en Bambú, está Teresa Fernández-Valdés. Siento mucho orgullo cuando veo los cambios que estamos consiguiendo entre todas.

¿Te has sentido acosada alguna vez?

Yo no, jamás.

¿Si tuvieras que elegir una película?

Orgullo y prejuicio.

¿Un libro?

Ana Karenina.

¿Un miedo que tengas?

Empieza a asomarme el miedo universal…a la muerte.

¿Un sueño que tengas?

Producir, dirigir y actuar en mis proyectos.

¿Cómo ve tu pareja, que no se dedica al mundo artístico, todo esto?

La verdad es que muy bien. He tenido la gran suerte de que mis parejas siempre me han acompañado y han entendido mi profesión. Me apoyan incondicionalmente porque ven que me gusta demasiado lo que hago y creen mucho en mí, que para mí es lo más importante. El motor para seguir luchando es la pasión.

¿Un viaje que sueñes con hacer?

Pues ahora tengo en mente ir a Filipinas y tengo muchas ganas de ir a bucear.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here