Ya llega el final de junio y, con él, también el final de la primavera y el comienzo de un verano que se presenta igual que todos los demás: calor, calor y, puede, algo más de calor.
Tiempo propicio, este final de la primera mitad del 2019, para hacer un repaso por algunos de los acontecimientos culturales más relevantes en nuestro país de estos seis meses que han pasado, como siempre, demasiado rápido.
(Huelga decir que la cultura española ha sido mucho más que estas seis noticias. Ojalá tuviéramos tiempo y espacio para reseñarlas todas).

 

Enero

El Museo del Prado cumple 200 años en 19 de noviembre, pero todo 2019 estará dedicado a las celebraciones por el bicentenario. Nuestra lista no podía ser encabezada sino por este acontecimiento que rebasa las fronteras nacionales, al ser El Prado uno de los museos de pintura más reconocidos del mundo.

En su nacimiento, el entonces llamado Real Museo de Pintura y Escultura abrió sus puertas con 311 pinturas de la Colección Real de la escuela española. Hoy, son casi 1000 las obras que visten las paredes de este icónico edificio que aloja no solo arte, sino la historia cultural de España.

Deberíamos agradecérselo a María Isabel de Braganza, esposa de Fernando VII, que insistió para que el museo se creara en un edificio que había sido construido como Gabinete de Ciencias Naturales. En 1818, el rey ordenó la reconstrucción del inmueble. Curioso que uno de los peores monarcas que ha tenido España sea el responsable del nacimiento de El Prado, ¿verdad?

En 2007, el Prado añadió el claustro y atrio de los Jerónimos en una ampliación dirigida por el arquitecto Rafael Moneo. El Casón del Buen Retiro y el Salón de los Reinos también se han unido al edificio original.

Como explican desde el Museo, la idea sobre la que gira la celebración del bicentenario es la del Prado como regalo a España, como la principal institución cultural de todos los españoles que nació a partir de una colección privada para deleite de unos pocos. ¿Quién no ha quedado maravillado, incluso aturdido, ante El jardín de las Delicias, El caballero con la mano en el pecho Las Meninas o Las tres Gracias?

Los eventos alrededor del bicentenario van desde congresos, concursos, proyecciones, espectáculos de danza y, por supuesto, exposiciones como Museo del Prado 1819-2019. Un lugar de memoria o Velázquez, Rembrandt, Vermeer. Miradas afines. Aquí puedes consultar el calendario de exposiciones y más datos sobre el bicentenario.

Además, en abril la pinacoteca recibió el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2019 por su contribución al «desarrollo humanístico de la sociedad pasada, presente y futura».

 

Febrero

Febrero siempre es de los Premios Goya, y no seremos nosotros quienes les niegue ese honor. Este año, los aplausos fueron para lo mejor y lo peor del ser humano. Campeones de Javier Fesser y El Reino de Rodrigo Sorogoyen protagonizaron la noche.

La primera, mostrándonos a todos de cómo la actitud y las ganas de vivir marcan la diferencia más allá de nuestras limitaciones. Una lección de humildad y amor que gritó a los cuatro vientos Jesús Vidal, premiado con el Goya a Mejor Actor Revelación, en un discurso que nos dejó con las lágrimas al aire. Agradeció Jesús a su madre el hacerle “ver la vida con los ojos de la inteligencia del corazón”, frase que resume de maravilla una película ejemplarizante en muchos sentidos.

En el otro lado, El Reino, una cinta que retrata con maestría el vértigo de la corrupción, la mentira, el abuso de poder, las influencias… en fin, que retrata una España política que poco tiene de ficción y mucho, o todo, de realidad. Por algo se llevó siete estatuillas, entre ellas la de Mejor Dirección y, como no, la de Mejor Actor para Antonio de la Torre, ese omnipresente de las producciones españolas (y bien que nos gusta).

En definitiva, la gala de los Premios Goya sirve cada año no solo para admirar vestidos y emocionarnos con discursos, sino para demostrar que el cine español se ha despojado de prejuicios y mochilas del pasado y puede generar productos de calidad que animan al público a llenar las salas.

 

Marzo

La Compañía Nacional de Danza anunciaba a finales de marzo la elección de Joaquín de Luz como su nuevo director. El currículum de este bailarín madrileño del 76 está sin lugar a dudas a la altura de la CND. Joaquín de Luz dio sus primeros pasos de baile en la escuela de Víctor Ullate. Y, de ahí, a las Américas. Miembro del Pennsylvania Ballet, solista en el American Ballet Theatre, primer bailarín del New York City Ballet, invitado en innumerables compañías…

En octubre de 2018 se retiraba del ejercicio de la danza profesional y qué mejor manera de seguir conectado con los escenarios que dirigir una compañía nacional para fomentar y difundir el arte de la danza.

Como contó el propio de Luz, en la nueva CND “tendrán cabida todos los estilos” y se devolverá el protagonismo a las coreógrafas españolas, “que no han tenido la luz que se merecían”.

Una excusa de las buenas para acercarnos un poco más a un arte que muchos no conocemos como deberíamos.

 

Abril

No nos olvidamos de la fotografía, y por eso queremos destacar la celebración este año en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona del World Press Photo. La exposición organizada por el concurso de fotoperiodismo más prestigioso del mundo se presentó bajo el título Las historias que importan y giró en torno a una temática presente casi cada día en medios de comunicación: la migración.

El fotógrafo John Moore, con su Crying Girl on the Border, no solo fue el ganador del concurso sino que, gracias a la fama que alcanzó su fotografía, obligó a la Casa Blanca a retirar la política migratoria que separaba a padres e hijos en los centros de detención.

La exposición visitará cien ciudades de todo el mundo a lo largo de este año. Si te la perdiste en Barcelona, ¿qué mejor pretexto para viajar que admirar la obra de los mejores fotoperiodistas? Aquí os dejamos el calendario de la muestra. ¡No os la perdáis!

 

Mayo

Tenía que haber espacio para la literatura, por descontado. Y mayo ha estado hasta arriba de acontecimientos literarios.

Por ejemplo, a comienzos del mes de las flores se publicaba por primera vez el manuscrito completo y en versión original de El diario de Anna Frank. Por si una primera versión, la que escribió mientras su familia se escondía de los nazis en Ámsterdam, no hubiese sido suficiente, Anna lo reescribió con el fin de que fuese publicado tras la guerra bajo el título La casa de atrás.

Pero hay una tercera versión, la que preparó su padre tras la muerte de Anna. El nuevo manuscrito publicado en mayo incluye el texto original escrito en Ámsterdam y la corrección que la propia Anna realizó mientras estaba recluida en el campo de concentración de Bergen-Belsen, donde murió.

Siguiendo con escritoras, la novelista estadounidense Siri Hustvedt recibió a mediados de mes el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. Si no te suenan El verano sin hombresTodo cuanto amé o Elegía para un americano te recomendamos que les dediques algunos días del verano. Por algo ha sido traducida a más de treinta idiomas.

El jurado afirma en su acta que “su obra es una de las más ambiciosas del panorama actual de las letras. Incide en algunos de los aspectos que dibujan un presente convulso y desconcertante, desde una perspectiva de raíz feminista. Y lo hace desde la ficción y el ensayo, como una intelectual preocupada por las cuestiones fundamentales de la ética contemporánea”.

Por último, el mes cerraba con el comienzo de la Feria del Libro de Madrid el 31 de mayo. 361 casetas y más de 1.800 escritores han protagonizado una edición récord con más de 10 millones de euros en ventas y la asistencia de 2,3 millones de visitantes. Destacaron dos grandes vencedores: el Centro de Investigaciones Sociológicas y la Universidad de Barcelona, esta última llevando por bandera Flamenca, “La gran novela occitana que inspiró El mal querer de Rosalía”.

 

Junio

Cerramos la lista con una noticia triste, pero que nos sirve para echar la vista atrás y valorar el trabajo y el talento de un grande del espectáculo que cambió la historia de la televisión española para siempre: Chicho Ibáñez Serrador.

El genio audiovisual falleció el 7 de junio y dejó tras de sí un legado producciones del que aún hoy siguen bebiendo grandes cineastas como Álex de la Iglesia, Alejandro Amenábar y Juan Antonio Bayona. La televisión de nuestro país se abrió a la modernidad de la mano de Chicho, que supo ganarse a las familias y reunirlas frente al televisor con el concurso Un, dos, tres… responda otra vez, que ya es parte de la historia y el patrimonio cultural español. En un momento de restricciones y censura, este genio de la invención narrativa conseguía sorprender en cada nuevo programa y crear una realidad frente a cada telespectador.

Chico fue guionista, actor, director, realizador… lo suyo era contar, al fin y al cabo. Hasta se atrevió con el terror Hitchcockiano con las tres temporadas de Historias para no dormir y con las películas ¿Quién puede matar a un niño? y La residencia. 

La televisión pasó a ser parte de la sociedad, los productos de Chicho se trasladaban a la calle, a las tertulias y las conversaciones. Si alguien representa la fuerza de la creación para alimentar a la cultura es Chicho Ibáñez Serrador, y por eso le dedicamos a él el final de esta lista.

Hasta siempre, maestro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here