Cuando el 1993 se estrenó Jurassic Park se puede decir que marcó un antes y un después en las películas de ciencia ficción. Ya antes de la publicación de la novela de donde más tarde se sacaría el guion, los principales estudios de Hollywood pujaban por hacerse con los derechos cinematográficos de la novela de Michael Crichton. La campaña publicitaria que se desplegó para su estreno (se calcula que más de 70 millones de dólares de esa época fueron destinados a ese fin) fue algo impresionante, y el mundo cinematográfico tenía sus ojos puestos en la que contaban que iba a ser la película que revolucionaría los efectos especiales. Y así se llegó al día del estreno, un caluroso 12 de junio de 1993… el resto ya es historia; más de 900 millones de dólares de recaudación a lo largo de todo el planeta (el film que en su momento más taquilla hizo de toda la historia), tres Oscars, multitud de premios, una banda sonora magistral, y, por supuesto, el comienzo de una exitosa saga de películas.

Y en esto que nos plantamos 25 años más tarde en la quinta entrega de unos dinosaurios que ya son parte de nuestro acervo cinematográfico. ¿Que qué tiene de especial? Para empezar, que es una superproducción de Hollywood dirigida por un director español, Juan Antonio Bayona. Y que además es una magnífica película. Porque Bayona ha conseguido un producto realmente logrado; “Jurasic World: El reino caído” no solo es una película de aventuras que trasmite la emoción y tensión requerida en este tipo de cine, sino que va más allá con un mensaje moderno y actual, como es la implicación ecologista. Los dinosaurios no son monstruos impersonales, sino que son animales que sienten y viven, y que hay que proteger y comprender. Además, el director español no renuncia a introducir en el opulento espectáculo elementos tan personales como la soledad de la niña. A esto hay que sumar una banda sonora realmente brillante e integrada en la película y un reparto solvente y profesional, lo que hace de esta película una de los mejores blockbusters (por no decir el mejor) del 2018.

“Jurassic World: El reino caído” no solo es una película de aventuras que trasmite la emoción y tensión requerida en este tipo de cine, sino que va más allá con un mensaje moderno y actual, como es la implicación ecologista”

En resumen, una estupenda película que reúne en las salas de proyección a toda la familia, rememorando ese cine clásico de aventuras pero con una mentalidad actual. Siéntense y disfrútenla, porque merece la pena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here