Fotografía Glorieta Nieto

 

Elvira Sastre es todo un fenómeno de masas, y no solo en España, sino en toda Latinoamérica, donde sus recitales están casi siempre abarrotados. Sastre ya tenía muy claro desde pequeña que lo suyo eran los libros, y recuerda con cariño como obligaba a sus amigos a ir a la biblioteca con ella. Ahora ha publicado “Aquella orilla nuestra”, un poemario muy personal donde reflexiona sobre algunos temas como el amor.

 

Tengo entendido que fue a raíz de leer a Benjamín Prado cuando te diste cuenta de que querías dedicarte a la literatura. ¿Qué es lo que más te atrajo de su forma de escribir?

Efectivamente. Fue Benjamín el que me descubrió la posibilidad de escribir una poesía con la que me siento identificada y en la que me comprendo. Me gusta porque maneja las palabras con maestría y creo que su poesía, especialmente, enseña, y lo hace sin necesidad de adornos extraños ni florituras excesivas.

¿Cómo eras de pequeña? ¿Te gustaba ya leer?

Sí, devoraba libros desde pequeña. Era puro vicio y es lo que más recuerdan de mí mis amigos. Siempre les hacía ir a la biblioteca a coger libros (risas).

Fotografía Gloria Nieto

 

¿Cuál es el recuerdo al que te gusta volver de vez en cuando?

Todos los que viví con mi perro Tango, especialmente un día que fuimos juntos a la nieve.

¿Qué se siente al estar delante de tanta gente recitando tus poemas? 

Mucho respeto y agradecimiento. Igualmente, cuando se apagan las luces y solo están las del escenario, me olvido de todo y sólo leo, solo recito.

“Las críticas, también han existido siempre y creo que, cuando están fundamentadas y siguen una lógica, también son necesarias”

¿Qué opinas de aquellos que cuestionan la calidad literaria de poetas surgidos en redes sociales?

Creo que describir un movimiento por el canal de trasmisión es un error, porque se puede caer en agrupaciones poco o nada similares o en errores de juicio. Si me preguntas por los poetas actuales, creo que hay de todo, como siempre ha pasado. Respecto a las críticas, también han existido siempre y creo que, cuando están fundamentadas y siguen una lógica, también son necesarias.

Fotografía Andrea Abril

Tienes muchos seguidores en redes sociales, eres una de las escritoras más leídas… ¿cómo se hace para que el éxito no se le suba a uno a la cabeza?

Imagino que tiene que ver que me rodeo de gente (familia, amigos) que me siguen tratando igual que siempre, así que no tengo mucha opción de convertirme en otra persona. Al final lo que gusta es la poesía, no soy yo. A mí realmente me conocen muy pocos, así que no tengo motivos para que se me vaya la cabeza.

“Creo que no es bueno estar triste demasiado tiempo, y la única manera de conseguirlo es aceptando la tristeza cuando viene para que se pueda ir cuando así lo sienta”

En uno de tus poemas de “Aquella orilla nuestra” dices que «Siempre he dicho que uno no debe negar la tristeza ni tratar de cambiar los recuerdos porque es importante saber volver». ¿Por qué crees que el ser humano esconde, casi siempre, la tristeza al mundo?

Creo que nos han enseñado que la tristeza es algo a evitar, que uno no puede llorar y no se puede permitir estar mal. Yo defiendo todos los sentimientos, creo que son necesarios y que nos enseñan, nos van dando claves, son pequeñas pistas en el camino. Igual que pienso que es bueno estar triste, creo que no es bueno estar triste demasiado tiempo, y la única manera de conseguirlo es aceptándola cuando viene, para que se pueda ir cuando así lo sienta.

“El amor es un motor, algo necesario a todos los niveles”

También aseguras que «La vida es frágil, sin duda, pero el amor siempre resiste, nunca se rinde, nunca se va» ¿Qué es el amor para ti?

Un motor, algo necesario a todos los niveles (sentimental, de pareja, animal, de familia, de amigos, de desconocidos, de actos, de ideales, de pasiones…)

En muchos poemas hablas del amor, pero, ¿cuál es el amor más puro?

Sin duda, el de los animales. A mí nadie me ha querido como mis perros. Pero también el de la familia creo que es fundamental. De todos modos, uno no puede dar por sentado ningún amor. Hay que cuidarlo todos los días.

“He ido aprendiendo que las preguntas no cambian, pero las respuestas sí. Depende del momento en el que uno se encuentre puede elegir una cosa u otra”

Reflexionas en “Aquella orilla nuestra” sobre si es peor morir de miedo o vivir con él. ¿Qué es peor para ti?

Cuando me hago esas preguntas en los poemas es porque desconozco la respuesta. Poco a poco he ido aprendiendo que las preguntas no cambian, pero las respuestas sí. Depende del momento en el que uno se encuentre puede elegir una cosa u otra.

Fotografía Gloria Nieto

¿Qué te inspira para escribir?

Las cosas que me emocionan, que me enseñan algo distinto, que me conmueven de alguna forma.

“Me han dicho más de una vez por redes sociales que se pensaban que era una persona mayor, incluso que estaba muerta.  Yo siempre digo que no es que haya vivido demasiado, sino que he leído mucho”

Dices en uno de tus poemas que todos tenemos dentro un lugar del que no podemos escapar. ¿De qué no puede escapar Elvira Sastre?

Tras muchos intentos en vano, de mí.

«La poesía es lo que hay entre el silencio y esa lágrima». ¿Qué hay en medio?

Un camino precioso y emocionante.

A pesar de tu juventud, en tus poemas hay mucha madurez y mucha reflexión. ¿Cuántas vidas ha vivido Elvira Sastre?

Todas las que he leído. Me han dicho más de una vez por redes sociales que se pensaban que era una persona mayor, anciana, incluso que estaba muerta, (se ríe). Yo siempre digo que no es que haya vivido demasiado, sino que he leído mucho, y he vivido todas esas historias como propias, así que he aprendido de todos los libros muchísimo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here