El pasado 2 de octubre Luke Martin presentó sus primeros diseños en un desfile que tuvo lugar en Madrid y al que acudieron celebridades como Antonio Carmona o Irene Ferreiro. Sus prendas no dejaron indiferente a nadie por su extravagancia, su originalidad y sobre todo, porque siempre trabaja desde el corazón. Lucas tiene un talento muy especial que España está empezando a descubrir y ha querido sentarse un ratito a hablar con nosotros para contarnos curiosidades de sus trabajos.

 

Podemos decir que hoy es el gran día para ti, has organizado tu primer desfile y presentas oficialmente tu marca Luke Martin. ¿Cómo te sientes?

Estoy bastante tranquilo, la verdad. En realidad no tengo ninguna sensación. Como llevo tanto tiempo trabajando y planeándolo es algo que no me pone muy nervioso. No considero esto como un desfile tal cual, para mí es una presentación. Lo que tengo preparado es una mezcla entre presentación, desfile y performance. Lo que van a ver no es una colección como tal porque no siguen una historia o inspiración en concreto. Son cosas que he ido haciendo a lo largo del tiempo y que quiero presentar para que se vea mi trabajo en distintos ámbitos. Tanto en costura como en Pret a Porter.

¿Qué es lo que vas a enseñar esta noche? 

Un poco de todo. Desde ropa hecha con madera, hasta chandals. En la variedad está el gusto

Los diseños que presentas, aunque no sean una colección los has agrupado bajo un nombre, “Moi Lucas”. Si tuvieras que describir todos estos diseños con una palabra, ¿qué palabra utilizarías?

Pues claramente “Lucas”. Porque es todo lo que me representa a mí.

¿Y para los que no te conocen y su primer contacto contigo sea esta presentación?

Pues también, “Lucas”. Porque no me conocen y me van a conocer. No podría describirlo con otra palabra porque cada cosa tiene un significado y lo único que une todos esos significados soy yo mismo así que, Lucas es el nombre que lo describe.

«No diseño por diseñar, LO HAGO porque lo siento y si no lo siento no lo hago»

Siempre has sido una persona aventurera y no has parado quieto en los últimos años, has vivido en distintas ciudades, has viajado mucho… Supongo que te has empapado de todas las culturas y cosas que has visto fuera. ¿Hay algo que hayas visto y te haya inspirado en algo de lo que vas a presentar hoy o anterior?

Sí, claro. Cuando eres artista te nutres de todo lo que te rodea. Tanto de tu propio país como del extranjero. Por ejemplo, tengo unas prendas que están inspiradas en Italia porque estuve en Italia el verano pasado y compré unos tapices en Florencia. Creo que cada parte tiene su significado igual que cada persona te puede aportar algo a tu vida también.

Algunos diseños tuyos están pensados acorde a historias que has vivido, sensaciones, sentimientos. ¿Puedes contarme algo acerca de algunos de ellos?

Hay un vestido en concreto que diseñé basándome en la ansiedad. Esta todo hecho de tiras que realmente no sabes por dónde van, ni siquiera yo mismo. Cada vez que se lo pongo a una modelo se lo pongo de manera distinta, ni siquiera yo se como se coloca exactamente. Para mí, refleja la ansiedad, o lo que se siente al estar en un lugar o más concretamente en un manicomio, sin salida, sin poder escapar. Las tiras del vestido están aprisionándote y tú solo quieres soltarte. Todos mis diseños los pensé así. Por ejemplo, el que hice con madera está inspirado en el rey Midas porque según la historia cuando tocaba algo se convertía en oro y además, la forma en la que están colocadas las maderas en las mangas, cuando levantas los brazos tienen la forma de las alas de un águila. Para mí esto representa la libertad, el poder, el decir “aquí estoy yo”, soy libre. Y también la afición al dinero y al oro.

¿Alguno está basado en una vivencia personal tuya?

Si, hay una chaqueta que está llena de lentejuelas de colores y que es una de las que más han gustado siempre porque es muy ponible. Para crearla me inspiré en mi hermana pequeña, que ahora es mayor, pero cuando yo vivía en Londres siempre estaba triste y me vestía de colores oscuros o directamente de negro pero me hacía muy feliz acordarme de la sonrisa de mi hermana cuando era pequeñita porque cuando se portaba bien en el colegio le ponía una estrella de colores en la frente. Para mí las lentejuelas representan toda su alegría e ilusión cuando la daban este reconocimiento y con ellas tapaba todos los sentimientos que yo tenía dentro, mi tristeza. 

«Cuando iba a algún evento siempre iba vestido de mi mismo y para mi era una cosa muy rara ver como llegaba a una fiesta sin ser conocido y que los fotógrafos me hicieran fotos solo por la ropa que llevaba»

Todos tus diseños son hechos a mano, ¿no es así?

Sí, no todo exactamente pero mayoritariamente sí. Son cosas muy artesanales. Por ejemplo la madera no la puedes coser, los anillos tampoco. Todo depende de la pieza que sea. En mi casa tengo cuatro plantas y la de arriba es mi estudio y lo hago todo ahí. Es un trabajo muy minucioso, por ejemplo todas las lentejuelas están cosidas una a una y los botones igual.

Hay muchos diseñadores que trabajan creando solo ropa que ellos mismos serían capaces de ponerse, ¿te pones tus propios diseños o prefieres crearlos para otras personas?

Por supuesto que me pongo mis propios diseños. Casi todo lo que hago, incluso para mujer, parte de la base de algo que yo me hago para mí y luego lo adapto a la forma de la mujer. Menos los vestidos, a mi no me gusta ponerme vestidos así que directamente los diseño pensando en ellas pero para las chaquetas si me baso en diseños para mí y creo que por eso gustan tanto. Diseño todo en base a lo que a mí me gusta, no en lo que le va a gustar a los demás.

 ¿Qué es lo que más te inspira a la hora de trabajar?

Principalmente los sentimientos. Cuando vas a la escuela de diseño siempre te enseñan que te tienes que inspirar en historia del arte, en épocas como los ochenta, los noventa… pero en mi caso no es así. No porque no pueda, sino porque me parece algo muy frívolo. Sería como revisar un montón de libros y de fotografías y hacer algo pensando en que tiene que ser algo porque tiene que serlo obligatoriamente y yo prefiero hacer directamente lo que siento. Aunque no tenga nada que ver una cosa con la otra. Al final creo que es más auténtico. No diseño por diseñar, lo hago porque lo siento y si no lo siento no lo hago.

En todos esos años que has estado fuera de España, has tenido muchos contactos con el mundo de la moda, ¿cómo ha sido? ¿que experiencias has vivido?

Bueno, ni que hubiera llegado muy lejos… He tenido muchas experiencias, cuando iba a algún evento siempre iba vestido de mi mismo y para mi era una cosa muy rara ver como llegaba a una fiesta sin ser conocido y que los fotógrafos me hicieran fotos solo por la ropa que llevaba, por lo extravagante que iba. Fue un punto de partida. Esto que estoy contando me pasaba en Inglaterra, en Londres. Estaba allí gente como Cindy Crawford y me estaban haciendo fotos a mí. Mucha gente que me veía me preguntaba por las cosas que llevaba y cuándo les decía que las diseñaba yo mismo a veces me las encargaban, me hacían pedidos para ellos. Por ejemplo, un día fui a una fiesta donde estaba Anna Wintour y un amigo mio iba a hablarla y no le hacía caso, sin embargo a mí me veía y ella misma venia a hablarme encantada y hasta me pidió mi email para que le enseñase mi trabajo. Esto son cosas que me marcan porque son gente a la que siempre he admirado. También coincidí con Karl Lagerfeld en una cafetería. Bueno, la primera vez que le vi fue en Madrid como fan, pero luego me le encontré en Paris de casualidad en un restaurante y pensé ¿cómo me acerco yo a este hombre para que me haga caso?. Porque se le acercarán miles de personas, le dirán de todo y yo seré uno más. Entonces cogí una servilleta y le hice un dibujo, un retrato de él y me acerqué para dárselo. Entonces me preguntó mi nombre y así empecé a hablar con él y me envió invitaciones para el desfile de Chanel. También le pedí trabajo a John Galliano, porque me encanta y me gustaría trabajar para él. Me dijo que no había ningún problema y que le mandase lo que tenía pero, cuando lo hice me dijo que yo no tenía que trabajar para él. Que yo tenía un estilo tan personal que si trabajaba para él me lo iban a cambiar y me harían trabajar con sus normas. Me dijo que yo tenía algo tan fuerte como para crear algo cien por cien mío. 

¿Qué crees que puedes aportar al mundo de la moda ahora mismo?

Simplemente, creo que este país se merece un diseñador con más categoría y se lo quiero dar. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here