El musical La llamada nos ha dejado ver el talento de muchas actrices desde su estreno en 2013. Erika Bleda es una de las que sin duda nos ha robado el corazón durante los últimos tres años. Interpreta a Milagros, una joven que decidió entregarle su vida a Dios pero que se da cuenta de que aún le queda mucha guerra por dar. Próximamente podremos ver su debut cinematográfico en la película Isaac, que está por estrenar y en la que interpreta a Carmen.

 

Eres una actriz que hace un poco de todo. Actúas, cantas…

¡Y sobrevivo!

¡Cierto!, y de todas esas cosas, ¿cuál es la parte que más te gusta de tu trabajo?

Lo que más me gusta es poder expresarme artísticamente. Todas las fases de creación me gustan muchísimo. Poder crear es algo que el arte me permite en general. Tanto en la interpretación, como cantando das una parte de ti y poder expresarme así y causar emociones y sentimientos en la persona que hay detrás, me gusta mucho.

¿Te gusta más el teatro o el cine?

Yo creo que son bastante diferentes. En teatro hace diez años que empecé. Siempre he hecho teatro y ese es el código en el que me siento más como en casa. Me gusta mucho que el arco del personaje empieza y acaba, que tienes la referencia del público, que sabes cómo va la obra y que puedes expresarlo todo de principio a fin. Por ejemplo, en cine, este año he podido tener la oportunidad de rodar mi primera película, que está actualmente en montaje, y me ha encantado. Es un código muy diferente, igual que la televisión. Ahí la interpretación va desordenada pero el timing de un rodaje me encanta también. No sabría con cuál quedarme.

Has actuado en una de las series más internacionalmente famosas ahora mismo, me refiero a La casa de papel. Pero cuando tú la rodaste no era un fenómeno tan fuerte, ¿te esperabas que se convirtiese después en algo tan grande?

Para nada, para mí también fue una sorpresa. La trama era muy bonita porque yo salía mucho con Berlín. Lo viví como una masterclass real. Pedro Alonso para mí es un actorazo de los pies a la cabeza. Me quedaba admirándole mientras estábamos rodando hasta que decían “corten” y se me caían las lágrimas de ver el trabajo que estaba haciendo. Es una pasada la respuesta que ha tenido el público, en mi caso mi trama no es grande, solo don dos capítulos, pero me empezó a seguir gente por instagram, me escribían fans de Brasil o de Australia, por ejemplo. Si fue una sorpresa total para mí, imagínate para ellos que son personajes centrales. Supone un cambio total en tu vida.

«La gente es una pasada. No hay día que no este todo el público de pie. el teatro se ha llenado cada día en todos los sitios donde hemos ido»

Interpretas a una periodista pero, si hubieses podido interpretar a uno de los atracadores, ¿qué nombre te habrías puesto?

Pues igual Bombai. Porque me gusta mucho La India, todo ha sido muy exótico en mi vida… soy española totalmente pero siempre me preguntan de donde soy, que si soy latinoamericana, también empecé haciendo el musical de Aladdin, mi segundo nombre es Yasmina… yo creo que elegiría alguna ciudad de por ahí.

Es una serie que hace una crítica a la sociedad, ya no solo española sino mundial. ¿Qué te parece esa crítica tan fuerte aunque sea ficticia?

Es llevada un poco al extremo. Es la pescadilla que se muerde la cola, criticar una cosa que está mal, como la corrupción o todo lo que hay detrás, utilizando también algo fuera de la ley. Pero estoy cien por cien de acuerdo con la critica en general. La gente se puede mosquear hasta ese punto.

Tu trabajo principal ahora mismo es La llamada. Acabáis de volver de un gira por España que ha ido muy bien. ¿Cómo habéis recibido ese feedback por parte del público, ya no solo de Madrid sino de toda España?

Ha sido increible. Hacer la gira es como si tienes una relación larga con una pareja y de repente te vas a una vacaciones super chulas y te vuelves a enamorar. Es una cosa así. Al salir de gira la escenografía es nueva, si la compañía ya está unida se une el doble, vamos a ciudades donde no terminas de trabajar y te vas a casa sino que haces planes con la gente, tanto técnicos como músicos o actores y actrices. Todo se vive con más ilusión, con esa cosa de niños de cuando te ibas de excursión. Encima la gente es una pasada. No hay día que no este todo el público de pie, el teatro se ha llenado cada día en todos los sitios donde hemos ido. La gente además quiere expresarte los que han sentido, lo que les gusta, lo que se están divirtiendo y lo emocionante que es para ellos. Nos esperan a la salida, que en Madrid también ocurre, pero allí como hay un principio y un final de a gira, que saben que estás una semana o cuatro días, todos quieren aprovechar el momento como si fuera el último y disfrutar el doble. Eso es algo que te llega directamente, es increíble.

En La llamada interpretas a una monja que por diversas razones acaba dejando el camino de Dios, ¿cómo te convencieron para este papel? ¿cómo te llevas tú con la religión en la vida real?

Creo que la religión está ahí, es un vehículo pero no es el fin. Es una forma de contar algo que hay más allá, que es más intrapersonal, lucha por quién eres tú, descúbrete a ti mismo y prueba a experimentar, a equivocarte o a acertar. Prueba. Lo hacemos y ya vemos. La religión es algo que está ahí pero no se trata. Por eso han venido muchas monjas y curas a ver La llamada y estaban super encantados. Cuando al principio paso por el publico, a veces veía una monja y me sentía cohibida de pensar en como se lo tomaría pero nunca ha habido ningún problema porque entienden que la religión no es el tema principal. En cuanto a mí con la religión, pues yo no estoy ni bautizada, ni he hecho la comunión, ni nada. Yo siempre he dado ética en el cole, di religión un tiempo pero porque pintaban figuritas del belén y yo estaba en la sala de profesores. Yo el decía a mi madre que quería pintar las figuritas del belén y que estaba con un profesor haciendo deberes. Ella nunca se opuso a nada de la religión y a mi siempre me han llamado mucho la atención todas las religiones. Me dio una época por leer budismo o sobre el Islam… También he trabajado con el Opus Dei, fíjate tú. Me aceptaron ellas a mí también sabiendo que yo no era nada de eso, que no estaba ni bautizada ni nada. Esa convivencia me fascina y poderse respetar mútuamente, los valores que tenga cada uno, conocer los del otro y coexistir me encanta.

¿Te sientes identificada de alguna manera con Milagros? ¿Tiene algo de ti?

A lo mejor un poco mi humor. Bueno, algo de mí tendrá porque lo encarno yo. Yo le di vueltas porque fue a sustituir a Belén que es el personaje. Ella creó el personaje, lo ha trabajado, es la seña que tenemos de Milagros. Yo lo vi como público, vi a Belén y dije: “Qué pasada. Me encantaría hacer ese personaje”. Es cierto que después le tienes que dar un aire diferente y tu toque personal. Ahí es donde entra lo que yo tenga como persona y actriz. Después, ojalá tuviera yo más de Milagros como persona porque me parece un ser tan generoso, e inocente, porque no es tonta, lo que pasa es que no cree en la maldad. No cree en el engaño, en las malas artes, lo obvia un poco pero se entera de las cosas, claro que sí. Pero es tan generosa de ofrecerse a los demás y de querer ayudar… Siempre piensa como puede hacer que estes bien. Eso supongo que lo tenemos todos en cierta manera pero ella lo tiene a unos niveles que ya quisiera yo para mí.

«La llamada es una historia, es un mensaje que va fuera de género, de tiempo social, de clase o de edades»

Aparentemente os lleváis muy bien y sois como una familia pero ¿cómo sois todo el reparto fuera del teatro?

Es cierto que hay buen rollo y nos llevamos todos super bien. En Madrid no da mucho tiempo a convivir. Yo llevo tres años y llegamos al sitio de referencia, la oficina, hacemos prueba de sonido, empezamos la función corriendo y luego hay días que nos vamos a tomar una caña y otros días no, porque si te vas a tomar una caña de miércoles a domingo tu vida va a decaer. Hay muy buen rollo y nos llevamos muy bien pero en gira se potencia porque te vas a dormir al mismo sitio, quedamos para cenar, hacemos planes conjuntos. Es como un Gran Hermano, con su convivencia, todo el mundo queriendo pasarlo bien, pasar tiempo juntos, visitar la ciudad… Ahí el buen rollo se nota mucho más porque hay más tiempo y más oportunidades para eso. Claramente, lo que veis es lo que hay.

La llamada ha hecho mucho por el colectivo LGTB, ya no solo por tu personaje o el de Susana, sino que también eligieron a una mujer para interpretar a Dios haciendo así que la protagonista se vaya con un Dios que es una mujer. ¿cómo viste esa decisión?

A mí me encantó. Es una decisión más, un aporte más. En realidad, el final no está cerrado. Cada cual lo va a interpretar a su manera. Todos saben que María se va con Dios pero, ¿a dónde? o, ¿a hacer qué?, ¿qué está pasando?. Eso es una interpretación de cada uno. De hecho, cuando yo entré, le pregunte a Los Javis si María moría o se hacía monja y respondieron “lo que tú quieras”. El hecho de que Dios sea mujer, pues es que ¿por qué tiene que ser un hombre?. Es un ente. Será lo que para cada uno de nosotros simbolice la palabra Dios. Lo puedes encarnar en lo que quieras y si es una mujer que está cantando canciones de Whitney Houston, pues estupendo. Lo bonito para mí sería que no hubiese género y que no importase quien lo hiciese. Como si María es un chico. No pasa nada. Es una historia, es un mensaje que va fuera de género, de tiempo social, de clase o de edades. Una mujer de ochenta años igual siente esa llamada a su edad y está viendo a una niña de diecisiete. A lo mejor se da cuenta de que no le han pasado muchas cosas en su vida y decide que quiere que le pasen en lo que le quede. Que nunca sabemos cuanto es pero con ochenta puedes hacerte tus cálculos. Pues a lo mejor sí y te lo ha dicho una niña de diecisiete años. Además, Ruth aporta todo con esa voz que tiene ella que es impresionante, su presencia escénica, porque ella en si es muy Diosa. Para mí, es un acierto total.

Hiciste un cameo en Paquita Salas. Es una escena un poco sensible o un poco difícil de llevar. ¿Alguna vez te has sentido así? Que no te dejaban hablar.

Pues creo que a lo mejor no conscientemente, a lo mejor por mi carácter… nos pasa a todos. Cuando llegamos a un sitio donde no te sientes tu mismo muchas veces o te callas por voluntad propia o sientes que tu voz no es escuchada. Sí que me he sentido así muchas veces pero no en mi día a día, como a este personaje. Que además le pusieron Erika, pero bueno, como no iba a ser muy largo vale pero… Bueno, de hecho de ese personaje hay una cosa cortada, le pasaba una cosa que no se si puedo contar… está cortado porque el discurso ya se entendía pero era mucho más feminista porque estaba embarazada y le daba cosa decirlo por el trabajo. Ala, ¡Ya lo he dicho!.

Erika Bleda

El discurso estaba ya muy bonito, los capítulos duran lo que duran y no todas las tramas pueden entrar en montaje pero era muy bonito y muy significativo porque creo que sí que hay mucha gente que vive eso en el día a día. Por miedo a dar su opinión, por si pasa algo con el trabajo, porque necesito este trabajo y este dinero y acabas estando hasta arriba hasta que te da un brote y se preguntan que le pasa a esa persona que antes era muy normal. Pues que se está callando todo el día o la estamos callando entre todos.

Hay muchas personas que han estudiado ramas relacionadas con el arte y que les cuesta mucho abrirse camino, ¿te sientes afortunada de que tu trabajo esté siendo reconocido?

Es una reflexión que deberíamos estar haciéndonos todos un poco porque muchas veces nos alejamos del camino, de lo que estamos viviendo porque siempre tenemos puesta la mente en adonde queremos ir, que está en la cabeza, y nunca te sientes bien con ese camino porque es una frustración constante estar pensando en adonde llegar. Yo cuando hago esta reflexión pienso en que me está yendo muy bien. Soy una persona muy perseverante, no soy una persona que digas que ha tenido suerte y en su primer casting hizo su carrera profesional. Yo he sido muy “pico-pala” y lo sigo siendo. Sí que me siento muy afortunada y soy consciente de que no he parado de trabajar y de que mi trabajo se valora también, de que ahí estoy. Pero siempre estoy pensando en que quiero hacer más películas o más series pero hay que parar y pensar que a lo mejor todo eso va a ir llegando y tienes que estar trabajando tu día día, seguir estudiando, formándote y no perder esa chispa que tienes en el principio cuando decides hacer una carrera artística, sea la que sea y vas con todo. El día a día te va tirando abajo tus ilusiones o tu fuerza y eso no hay que perderlo.

¿Qué le dirías a toda esa gente?

Qué entre todos seamos más conscientes de vivir el día a día, pensar en qué estamos haciendo ahora, seguir formándote, estar en activo, juntarte con personas que tengan esas inquietudes creativas también, eso es super importante. Juntarnos mas socialmente, no la interacción en las redes, que eso es algo que esta muy bien y que es necesario. Pero yo echo de menos el agruparnos, reunirnos, y pensar en los proyectos que tenemos, qué nos gustaría hacer, dónde están nuestras metas creativas y nuestros intereses para ponernos de acuerdo porque eso te hace a ti también fomentarte y que tu creatividad vuele. Ir al día a día y no esperar que te caiga del cielo, sentir que te venga una llamada hasta que tengas el trabajo sino creártelo un poco tu mismo.

¿Hay algún personaje que siempre hayas querido interpretar?

Pues no, o no lo había pensado. Cuando veo películas que me gustan mucho pienso que me encantaría hacer alguno de los personajes pero después se me olvida. Por ejemplo Milagros, cuando la vi dije que me encantaría hacerlo. Me gustaría hacer siempre personajes que explicasen algo, con mensaje y que tuviesen un trasfondo. Me gusta también que estén alejados un poco de cómo soy yo realmente porque te da menos pudor. Si te sientes muy cercano a ese personaje es cuando te estás desnudando. Pero no tengo ningún personaje fetiche.

Si no te dedicases a esto, ¿que te gustaría hacer?

Pues estudié educación infantil también. Los niños me encantan, es algo vocacional de verdad. Yo veo un niño y me voy a jugar con él. Me gustan mucho y la educación también. Después estudié psicología que, para mí está muy unida a la interpretación. Todo el tema de la música también me gusta. Me gustan muchas cosas. Yo creo que si esto no sale o no progresa adecuadamente no tendré problema en poner mis miras en otra cosa porque hay muchas cosas que me gustan.

Voy a darte un pequeño capricho para acabar esta entrevista, ¿hay alguna pregunta que te gustaría que te hicieran en una entrevista y nunca te han hecho?

Yo soy una persona tímida, por ejemplo aquí contigo estoy super bien pero las entrevistas siempre me dan mucho pudor porque no me gusta mucho hablar sobre mí. En twitter por ejemplo, nunca pongo opiniones mías. Claro que las tengo, pero no siento que estén super estructuradas o no me gusta marcarme una linea porque a lo mejor al cabo de un tiempo pienso de otra manera o me gusta más escuchar las opiniones de los demás e ir formándome la mía propia. Supongo que en las entrevistas todavía no he tenido tanto recorrido, también por mi personalidad y lo tímida que soy así que, no lo se.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here