Fotografía Iván Casuso

 

Encerrado en un puñetero cuadrilátero. La mascara aprieta, el florete pesa. Solo, sin ayuda de nadie. Únicamente hay dos formas de salir de allí: derrotado o exhausto. Puede que ambas sean posibles.

Un paso al frente, dos atrás; otra vez en guardia. Flexionas las rodillas, esquivas las embestidas. Piensas en tirar la toalla, abandonar la contienda quizá sería lo más razonable. Pero sigues en pie, aguantando los golpes.

Touché, una vez más.

No hay rival. Nunca lo hay. No existe nadie, excepto tú. La lucha, lo sabes, siempre es contra uno mismo.

El éxito, decía Churchill es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo. Tú ya lo perdiste hace tiempo y, sin embargo, sigues empuñando el arma. Fingiendo que te importan cada uno de los lances.

Hace tiempo que has descubierto que el único éxito es mantenerse en pie y simular que hay una épica detrás de cada una de las acometidas. A fin de cuentas, el espectáculo ha de continuar.

Compartir
Artículo anteriorUn libro para estas navidades
Artículo siguienteNi una menos
David Vicente
Escritor con varias novelas publicadas, he sido galardonado en varias ocasiones, como por ejemplo en el XLVIII Premio Internacional de Novela Corta Ciudad de Barbastro por “Isbrük” (Editorial Pre-Textos, 2017). También colaboro como articulista en medios como Zenda, y actualmente dirijo la escuela creativa “La Posada de Hojalata” impartiendo talleres de escritura creativa, tanto dentro de ella como para diversas instituciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here