El Festival de Sevilla acoge el estreno de los dos primeros títulos del proyecto ‘El año de las 7 películas’ de Gonzalo García-Pelayo

Esta serie, rodada por distintas geografías del mundo desde abril de 2021 en Sevilla a abril de 2022, supone el trabajo más ambicioso del director aquí en tándem con el productor Gervasio Iglesias. El próximo 11 de noviembre será la premiére mundial de los dos primeros títulos: ‘Dejen de prohibir que no alcanzo a desobedecer todo’, rodada en la plaza del Pelícano de Sevilla, y ‘Ainur’, rodada íntegramente en Kazajistán

El Festival de Sevilla, que se celebrará del 5 al 13 de noviembre, acoge la presentación de El año de las 7 películas, el proyecto más ambicioso del director Gonzalo García-Pelayo y el productor Gervasio Iglesias (La Zanfoña Producciones) hasta la fecha: el rodaje de siete películas en un sólo año, de abril de 2021 a abril de 2022. Esta obra, que firma quien es un referente del cine underground de nuestro país y dueño de un estilo tan personal como insólitos son sus proyectos, tiene previsto completarse con un octavo título y nueve documentales. En concreto, el próximo 11 de noviembre se presentará en el certamen hispalense, como proyección especial, el estreno mundial de los dos primeros títulos de esta obra: Dejen de prohibir que no alcanzo a desobedecer todo, rodada y ambientada en Sevilla, y Ainur, rodada en Kazajistán.

Esta odisea cinematográfica que sitúa de nuevo detrás de la cámara al realizador de Nueve Sevillas, ganadora ex aequo del premio Las Nuevas Olas No Ficción de la pasada edición del Festival, se concibe como el vehículo de García Pelayo, aquí en tándem con el productor Gervasio Iglesias, para viajar por el mundo rodando películas que tienen como eje la alegría de vivir.

El año de las siete películas se inició en Sevilla el pasado abril con el rodaje de Dejen de prohibir que no alcanzo a desobedecer todo continuó en Kazajistán con el rodaje de Ainur y siguió por 12 paisajes diferentes de la geografía española y portuguesa con Así se rodó Carne Quebrada, título ya en fase de montaje. Seguirá con los rodajes del resto de películas, aún sin título, por Argentina, la India y Jerez, entre otros destinos.

Fotograma de Gonzalo García-Pelayo

En palabras de su director, en El año de las siete películas “intentaremos realizar ocho largometrajes de ficción más otros nueve documentales de larga duración sobre el rodaje de cada película y uno resumen de todas con material inédito. Pero podría fallar el rodaje de alguna y podrían bajar a seis… aunque también podría surgir alguna más y es lo que está ocurriendo… Por eso, ahora hablamos del año de las 7+1 películas, ya que está última será producida por otra firma diferente”.

Cada uno de estos títulos, se está abordando en la fecha más idónea para su rodaje: verano en Kazajistán, primavera en Argentina, enero en la India, paisajes en el otoño, otra en un festival de flamenco y dos en la primavera sevillana. Con un equipo prácticamente idéntico en todas pero con temáticas diferentes en cada una, con rodajes de tres semanas y con un metraje de entre 70 y 75 minutos “en las que el amor, la música y los paisajes son los temas favoritos, algunas con mucho sexo y otras muy blancas”, según el director madrileño.

Dejen de prohibir que no alcanzo a desobedecer todo: ‘underground’ y rebeldía

En Dejen de prohibir que no alcanzo a desobedecer todo, la primera de todo el proyecto, el set principal se sitúa en torno a la Plaza Pelícano de Sevilla, en un corralón lleno de artistas con una visión de la vida que se ha convertido en referente del nuevo underground de la ciudad. Con la figura central del productor musical Pepe Ortega y con la participación de músicos como el Canijo de Jerez, este título se concibe como una película coral, con actores no profesionales, cuyo guión se fue escribiendo según fueron pasando los días de rodaje, como un ejercicio de improvisación pura “alineada con la vida, que es la que siempre manda”, en palabras de su director.

Ainur: amor, arquitectura moderna, ecos y bicicletas

Rodada este pasado verano en Kazajistán y protagonizada por Víctor J. Vázquez en el papel de un seductor hombre que pierde en un trágico accidente a su novia, Ainur (Luz de luna en kazajo), se plantea como una historia amor, arquitectura moderna, ecos y bicicletas a modo de road movie interna dentro de la ciudad que, según García Pelayo, “invita al espectador a reflexionar sobre el futuro y sobre el impacto que causa una ciudad completamente nueva, Nur- Sultán, y sus gentes, en el visitante”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here