El renacer punk de Cruella, una de las villanas más emblemáticas del universo Disney

Si algo nos queda claro es el nuevo rumbo que están tomando las producciones Disney, dando a conocer el pasado de sus villanos más despiadados aunque, con un ligera pincelada, mostrando su aparente humanidad. Esto hace que el espectador llegue a conectar e identificarse más con los propios villanos que con las princesas que hasta entonces protagonizaban sus cintas.

El estreno de Cruella el pasado 28 de mayo del 2021 en la plataforma de streaming Disney + a través de Premier Access (pago de Acceso Premium con coste adicional) y las salas de cine fue todo un éxito. Desde 1961, año en el que se estrenaría la película animada de “101 dálmatas”, han sido muchas las actrices que han dado vida a la mítica Cruella de Vil. Ahora, es el momento de Emma Stone. Conocedores de la apuesta de la industria Disney por los live-action de sus clásicos más aclamados esta vez será Cruella de Vil quien protagonice la precuela dirigida por Craig Gillespie (“Yo, Tonya”) y lo hace con una entrada triunfal.

En un intento de humanizar a la antagonista, este filme buscará dotar de sentido y dar a conocer el porqué de su malicia y aversión hacia los perros, en especial, hacia los dálmatas y su obsesión por las pieles. El argumento se basará en exponer los origines de la villana de Disney siendo el espectador quien opte por seguir la antigua versión o adaptarse a la nueva realidad de Cruella con una historia que no dejará indiferente. “Ha sido una gran experiencia jugar con su historia de fondo y descubrir qué la convierte en la mujer en la que se convierte en la historia que hemos visto”, así hizo alusión Emma Stone sobre su encarnación como Cruella de Vil en una entrevista con Vogue.

Un dato curioso y digno de mencionar es que Gillespie se negó a satisfacer los deseos de los fanáticos de Disney y realizar un cameo de la actriz Glenn Close (“101 dálmatas: Más vivos que nunca!”) declarando en Too Fab que “No lo estuvo porque vi algunos clips y de verdad que intenté alejarme de la versión de Glenn. Aunque hizo un trabajo increíble, en su propia cápsula, y nosotros estábamos específicamente ambientados en este Londres punk de los años 70 y en un lugar tonal diferente”. Renegando, por tanto, de la aparición de la actriz que hasta la fecha ostenta la mejor actuación de este infame personaje aunque quizás Emma Stone consiga relevarla de su puesto.

Tras cuarenta días de grabación y desplazándose a 44 localizaciones por la capital británica se consiguió, gracias también a las nuevas tecnologías digitales, recrear una escenografía digna del estilo de los años setenta que sumerge al espectador en una nueva aventura cinematográfica.

 

Argumento

Nos encontramos en los años 70, Estella Miller es una joven peculiar un tanto conflictiva, rebelde y determinada con una característica que la hace muy singular, su pelo bicolor, blanco y negro. La vida junto a su madre se asemejaba a la de una familia corriente, hasta que un cambio de tuercas la cambió para siempre: la muerte de su madre al caer al vacío por un acantilado tras el ataque de tres dálmatas.

Decidida a cumplir su sueño de convertirse en diseñadora de moda, tras quedarse huérfana, marcha a Londres donde decide adentrarse en el arte del robo y la estafa por las calles londinenses junto a dos jóvenes, Horace (Paul Walter Hauser) y Jasper (Joel Fry) y con ello conseguir un medio de vida. Tras el retoque estético del escaparate de los grandes almacenes Liberty, Estella acapara la atención de la baronesa von Hellman (Emma Thompson) quien percibe el gran talento de Estella para la confección y la moda y decide acogerla en su taller de alta costura. Cuando, de forma casual, Estella repara en el colgante que la baronesa lleva al cuello recuerda el rostro de la persona que asesinó a su madre y se da cuenta que es la misma que tiene enfrente, reconociéndola como la autora de aquella terrible tragedia.

Cruella, apodo con el que la llamaba su madre, será el nombre artístico que optará por escoger Estella para rivalizar con la Baronesa en un intento de convertirse en el mayor icono de la moda de la ciudad.

 

La estética punk de Jenny Beavan. Disney se reinventa

Estética y vestuario de Cruella en diferentes escenas del largometraje (Disney)

“Normal es el insulto más cruel del mundo” frase que deja entrever la mentalidad de la nueva faceta de Cruella que aparecerá en la gran pantalla con unos diseños de la mano de Jenny Beavan basado en el estilo punk de la década de los 70 y que se aleja de su zona de confort, orientada a películas de época. Pero a la vista está que, el trabajo realizado por esta diseñadora de vestuario, ha dejado boquiabierto al público y lo mejor es su concienciación respecto al medio ambiente. “Ha habido mucho reciclaje; era parte de la ética de Estella (Cruella) en sus diseños. Cuando hace su propio trabajo utiliza muchas prendas reutilizadas”.

“Lo único que pedía eran zapatos cómodos” fue el impedimento que tenía Beavan a la hora dejar volar su imaginación y creatividad ya que Emma Stone no quiso influenciar en la decisión estilística de la modista. Diseñadores de la talla de Vivienne Westwood y John Galliano habrían sido los referentes a seguir para la confección de la indumentaria elaborada por Beavan.

“Sí, miré a los personajes de Horacio y Gaspar en la versión animada. Sentí que había algo muy encantador en la forma en que estaban dibujados y en sus colores, así que llevé eso al vestuario de Joel Fry y Paul Walter Hauser”, indicó Beavan sobre los personajes que acompañaron a estela desde su infancia.

Una vez conocido los orígenes de Cruella de Vil, es posible darle una interpretación a su característico peinado. Su pelo blanco y negro, puede reflejar perfectamente la dualidad entre el bien y el mal, la inocencia frente a la violencia y el misterio asociado al color negro. Será el color el que evidencie el conflicto entre ambos personajes introduciendo, en los 47 looks que luce Cruella, elementos propios del movimiento contracultural que emergía en aquel momento y desafiaba a las normas clásicas establecidas que representaba la baronesa.

Jenny Beavan convertirá a Cruella de Vil en la villana de moda. Pero, ¿será capaz de alzarse con su tercer Óscar, tras “Un amor en Florencia” y “Mad Max: Furia en la Carretera”?

 

La nueva etiqueta de Cruella: “Es la Harley Quinn de Disney”

Si bien es cierto que durante la película la figura de Cruella se aleja del clásico animado y su primer live-action, protagonizado por Glenn Close en 1996, el público ya ha sentenciado sus primeras criticas tachando a la película como “Anti-Disney”. Los usuarios en las redes sociales han comenzado a deliberar sobre la gran similitud estética de Cruella con el personaje de DC Comics, Harley Quinn y la semejanza con el universo donde se desarrolla la trama del Joker en un mundo dominado por la anarquía y la revolución. Aunque, hemos de aclarar, que de una forma menos sanguinaria que la que lleva a cabo el adversario de Batman.

Las valoraciones positivas también han inundado las redes calificando el largometraje como una apuesta segura a las nominaciones de los Oscar, tanto por el diseño de vestuario, la magnífica banda sonora y, como no, por la gran interpretación de Emma Stone que ha eclipsado al público. “Puede pasar de la maldad a lo desgarrador en cuestión de segundos. Es una actriz que hace que el público quiera que ella gane al final de la película. Tiene una habilidad impecable para el humor y realmente habita los personajes que crea, haciendo que sean todos distintos y memorables”, indicaron Andrew Gunn (“Ponte en mi lugar”) y Marc Platt (“El regreso de Mary Poppins”), dos de los productores de Cruella.

Escena del live-action de Cruella (Disney)

En ciertos momentos hemos sido conscientes del lado perverso y vengativo de Cruella. “Ha matado a mis perros y con su piel se ha hecho un abrigo” tal y como señalo la baronesa esta es la verdadera esencia de Cruella de Vil, amante de las pieles. Pero quienes han podido acudir durante este tiempo al cine han sido testigos de que, en realidad, Cruella no llegó asesinar a los animales. ¿Estaremos ante un relato en el que Cruella se convierte en la buena de la historia? ¿Dónde quedó aquella Cruella que quería convertir a 99 cachorros en un abrigo de piel con manchas?

Disney ya ha dado el visto bueno para el rodaje de una secuela, Cruella 2, que podrá seguir con la línea anárquica establecida hasta el momento u optar por una alternativa basada en el final feliz del clásico modelo Disney al igual que vimos con la villana de “La Bella Durmiente”, Maléfica (2014) y su secuela (“Maléfica: Maestra del Mal”). Todo ello tras el estreno del próximo remake de Disney, “La Sirenita”, que pretende llegar a las salas este mismo año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here