Primera etapa de clásicas terminada. Magnífico Victor Ludorum en la prueba para machos de Chantilly, donde a velocidad de crucero y casi con desgana se mostró muy superior a un lote que sin duda se le queda corto, desmintiendo, o mejor dicho poniendo sobre el tapete que la preparatoria fue una carrera absurda, disputada a un paso ridículo con un resultado invalorable. 114 RPR al ralentí, con más promesa que realidad. Por otro lado Marieta, nuestra Marieta, naufragó sin paliativos en la prueba de las hembras. Sí, quizás la distancia se la hizo larga, y quizás pagó sus casi 6 meses sin correr. Pero con todo y con eso, su performance fue decepcionante en una de las Poules más flojas que yo recuerdo. La ganadora Dream and Do hizo un paupérrimo 108 RPR, uno de los peores ratings de los últimos 25 años. Sin duda carrera para olvidar por diferentes motivos.

Vayamos a Newmarket. Se abría la fiesta con las 1.000 Guineas donde en lote muy parejo descollaba la chance de la Abdullah Quadrilateral. Y en lotes confusos y carreras clásicas, O´brien saca la red de arrastre… Y victoria para Love, una hija de Galileo ya coronada a dos años con el Moyglare. Su victoria fue incontestable, dominando con mano de hierro a sus oponentes y firmando una magnifica actuación que la hace auparse sin duda al favoritismo del Oaks. 117 RPR para ella en una estupenda actuación. Mucho ojo con esta Love que puede ser una de las protagonistas de este 2020. Y llegaron los machos. Y llegó Pinatubo, acaparando focos en el previo de la carrera. Y el Godolphin sin correr mal (119 RPR), está claro que decepcionó. Porque un caballo de su historial y calidad todo lo que no sea la victoria es un fracaso. El triunfo fue para un sólido Kameko con una magnifica monta de Murphy que supo medir perfectamente imponiéndose a un Wichita que quizás pudo estar más cerca. Un lote de calidad que yo creo que va a dar bastantes ganadores de Grupo I este extraño 2020. Y por cierto, record de la prueba en un pista que si bien estaba rápida, no era tan voladora como el día anterior. Sin duda, una estupenda carrera donde ganó Kameko, perdió Pinatubo y pudo ganar Wichita. Un merecido 122 para el americano que pinta para caballo importante.

Y claro, cumpliendo la tradición fueron los irlandeses quienes cerraban el círculo de las clásicas. Y salió Siskin. 4 carreras, 4 victorias para el Abdullah en su campaña de dos años, donde cerró la temporada con una bonita victoria en el Phoenix. Clase y velocidad para el pupilo de Lyons, que afrontaba su reválida en estas Guineas Irlandesas, donde por primera vez se enfrentaba a la milla. Y venció, vaya si venció. Encerrado y con un recorrido nefasto sentenció con una brillante punta de velocidad imponiéndose con autoridad. Magnifico ¿no? Quinta victoria consecutiva, dos Grupos I seguidos y ha demostrado que hace la milla… Color de rosa y adoqyines de caramelo… o no, depende… Es indudable que espectáculo ha dado y que su victoria es de las carreras que entran por los ojos pero vamos a rascar un poco, que siempre hay tiempo para las lisonjas.

Para empezar, el tiempo fue malo, bastante malo. Y para un caballo que se le suponía al límite de los metros, sin duda fue una ventaja. Y el terreno era una verdadera carretera, otra circunstancia a favor del Abdullah. ¿Y a quién deja detrás? Pues a caballos sin terminar de hacerse (su escolta Vatican City se presentaba con dos carreras y una única victoria en un maiden de Dundalk sobre fibra) o productos que dan la sensación de no tener mucha mejora y haber tocado techo como Lope y Fernandez. Es verdad que su victoria fue realmente bonita, pero sinceramente el lote me parece cogido con alfileres, y sin saber todavía la valoración de Racing Post, me extrañaría que superara los 118 RPR. Siskin ha enamorado, y da la sensación de que los aficionados y prensa se han rendido a su calidad. Yo no digo que no sea un gran caballo, que indudablemente lo es, sino que quizás sus Guineas han sido a favor de obra y muy de lentejuelas y brillantina. Una hipótesis… imaginemos a Siskin en las Guineas de Newmarket ¿Dónde creen que hubiera estado? Veremos cuando se tenga que fajar con los púgiles de su categoría, afinados u en plenitud. Yo, por ahora, prefiero mantenerme en el burladero de las labanzas. Pero ya digo, el mundo rendido a los pies del americano, y “el mundo” no se suele equivocar, pero esto es la sabrosura del turf, tener una mirada propia, explicarla (y errar). Y por cierto, ya que estamos con el ropaje de los herejes, diré que tampoco estoy muy seguro que de su mejor valor en la milla. Supongo que su programa pasara por el Sussex, así que en la maravillosa milla de Goodwood, siguiente asalto.

Continuará. Porque siempre continua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here