• Fotografía: Alfon García @alfonfotografo
  • Estilismo: Nina Camil @nina_camil
  • Maquillaje y Peluquería: Jessica Moreno @caffeine13
  • Localización: Hotel TOTEM

 

Hay actrices que tienen un algo. Un «algo» que es  más que el ser más o menos guapa, o fotogénica, o expresiva… es esa magia que en el jazz llaman Swing. Pues bien, se podría decir que Alba Ribas tiene ese duende que la hace diferente. Artista polifacética (y poliédrica) pasa por ser una de las actrices con más personalidad del mundo audiovisual español, y desde The Citizen hemos querido charlar con ella de lo divino y lo humano, de miedos y temores.

Vestido negro jaquard de Sabina Musáyev

 ¿Cuando decidiste ser actriz?

Desde siempre me ha gustado mucho. En mi tiempo libre, las actividades extraescolares siempre eran danza y teatro. Pero planteármelo profesionalmente se podría decir que ocurrió un poco al reves de lo habitual… Tuve una oportunidad de trabajar enr una película, “Diario de una ninfómana”, cuando tenía dieciséis años, y ahí, en el rodaje, me di cuenta que eso que veía como un hobby podía ser llegar a ser mi profesión, aunque no tenía a nadie en mi entorno para que me guiara o aconsejara.

¿Y no habías hecho nada hasta ese momento?

Algunas unas fotos y cosas así, pero nada, todo muy informal, nada profesional.

Vestido satinado corto de Sabina Musáyev. Anillo Thomas Sabo

¿la oportunidad te surgió por un casting?

Yo iba a una escuela de teatro y pusieron el típico cartel en el que buscaban una chica que se pareciese mucho a una actriz, que en ese caso era Belén Fabra, la protagonista de la película. Una profesora mía dijo que tenía que ir sí o sí al casting… Hablé con mi madre y ahi que fuimos. Me sentí muy a gusto, y me eligieron…. Era una cosa que había palpado y tocado, se materializaba y pensé en dedicarme de lleno a ello. Es verdad que era muy joven, tenía dieciocho años y no tenía la capacidad suficiente para soportar todo eso. Entonces comencé mis estudios universitarios de publicidad y relaciones públicas, viví la época de universidad, pero paralelamente a todo eso hacía estudios de interpretación. Me salía bastante trabajo y entonces fue cuando ya comencé a trabajar con un representante, porque ya estaba ocupando una parte importante de mi vida y acabé poniendo el foco profesionalmente en ello.

Y lo mejor y lo peor de tu profesión…

Lo que más me gusta, por mi experiencia hasta ahora, son las vivencias personales que he tenido. Si hago una lista en mi cabeza de gente que ahora es muy importante en mi vida, muchas de esas personas vienen del trabajo. Lo que menos… quizás que tu vida laboral siempre está en manos de otras personas, y eso desestabiliza muchísimo. No hablo solo de la parte económica, sino en todos los aspectos. Es un trabajo que depende única y exclusivamente de las decisiones de gente que tomará en su despacho… y es que aunque hagas una prueba de diez, no significa que te lo den, a la larga es una cosa que realmente quema mucho y que no te puede impedir alcanzar una cierta calidad de vida. Yo creo que a todos nos gusta sentir que controlamos una situación.

Vestido satinado corto de Sabina Musáyev. Anillo Thomas Sabo

¿Qué consejos le darías a la Alba Ribas del pasado?

Es difícil… creo que le metería una buena chapa, le diría que pusiera atención absoluta en su vida personal, en vivir experiencias personales con sus amigos y su familia, con la gente que quiere. En la profesión no lo va a encontrar. Si tu felicidad está solamente en ser actriz, no vas a ser feliz nunca, no puedes pones tu felicidad en las manos de otras personas. A mi me encanta ser actriz, pero lo he llevado a un sitio terrenal. A mi este cambio de paradigma es lo que me ha llevado a encontrarme mejor.

Una faceta tuya más desconocida es tu afición a la literatura, que te ha llevado incluso a publicar un poemario…

Sí, publiqué un libro con mi amiga, que es una fotógrafa maravillosa. Fue un poco de casualidad, Martina quería hacer una publicación de sus fotos, en formato libro y lo presentó a una editorial. Entonces, le propusieron que sería bonito juntarlo con alguien que le pusiera texto. Martina pensó en mi, aunque yo nunca había escrito para el público. Yo tenía una caja llena de libretas donde había escrito desde que era una niña y Martina es de esas pocas personas que cuando venía a mi casa leía esos escritos, ella sabía el material que tenía. Me lo propuso aunque yo nunca en la vida me había propuesto sacar lo que escribía. Ella me dijo que confiara y que lo presentáramos a la editorial… Les encantó y ya no tuve más remedio que seguir adelante.

Conjunto de encaje negro de Sabina Musáyev. Zapatos Xrebbels

¿Te ves escribiendo una novela?

Pues mira es una cosa que cuando lanzamos la segunda edición del libro de poesía mi editora me comentó que debería plantearme, pensar en la opción de preparar un proyecto. En ese momento contesté que no, de esto hace un par de años, pero sinceramente tengo un runrun dentro… He ido escribiendo cosas, pero todavía no me atrevo a darle una forma de novela. Pero no lo descarto ni mucho menos.

Has hecho bastante cine, teatro, televisión, ¿qué te gusta más?

Cine y televisión es un poco lo mismo, la manera y forma de trabajo es la misma, pero el teatro es otro lenguaje, el directo impone muchísimo. Me gustaría trabajar más en teatro, no se puede comparar con el mundo audiovisual, el directo y el verte cada día allí son situaciones muy diferentes. Me cuesta mucho responder esta pregunta, porque son cosas diferentes, cada voz tiene su magia.

Vestido Gold largo de Mes Demaiselles. Zapatos de Xrebbels

¿Cuál sería tu proyecto ideal?

Crearía una compañía con mis amigos, con los que me entiendo muchísimo a nivel personal y creativo. Crearía un equipo y juntos escribiríamos películas y obras de teatro. No dependería de nadie más, solo de nosotros mismos. Serría algo mágico.

Si tuvieses que definirte profesionalmente …

Qué difícil, quizás diría que soy muy tenaz.

Top lencero amarillo de IKKS . Denim couture Vicolo. Kimono de terciopelo de Frida Zozou. Zapatos Xrebbels

¿En qué te gustaría mejorar profesionalmente?

Sufrir menos.

Lo último que has visto…

“El agente topo”, el documental chileno que me dejó maravillada y destrozada. Son muchas emociones contradictorias. Es un documental precioso, que debería ver todo el mundo. Se debería de poner en los colegios.

¿Un libro que te haya marcado?

El último que me he leído, es de una autora argentina y se llama “Las malas”. Es una historia muy bonita, las vivencias de alguien que se podría decir que es una “Veneno”, pero en Argentina. Cuenta que cuando llegó a Córdoba para estudiar se instaló en un parque donde estaban todas las transexuales y su proceso, sus experiencias. Es realmente emotivo.

Denim couture blanco de Vicolo. Top lentejuelas de Sabina Musáyev

¿Un sueño?

Poderme ir a vivir en un trocito de tierra en el campo y estar rodeada de la gente que más quiero y necesito.

¿Un miedo?

La muerte. Es algo que me acompaña desde pequeña, sé que es muy absurdo pero es mi gran miedo.

¿Tiene algún proyecto a corto plazo?

Sí, estuve rodando en Barcelona una serie para TV3 que se llama “La última noche del karaoke”. Es una comedia, cuenta la historia de varios personajes que pasan una noche en un karaoke. La rodamos en mayo, para septiembre verá la luz. Mi trama es una despedida de solteras, en una sala de karaoke, en cada sala hay una diferente. Hay un lío amoroso, en tono de comedia y no quiero hacer spoilers…

Vestido Gold largo de Demoiselles. Zapatos de Xrebbels

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here