¡Basta ya! De veras, esto ya es insoportable. Los ataques a la comunidad hacker en España son constantes y gratuitos. No hay día que no reciban ataques, llenen titulares de periódicos o se les acuse desde tribunas con amplísima difusión de ser los causantes de las siete plagas del orbe.

Basta ya de que iluminatis desinformados llenen columnas de periódicos bien pagadas con un tema polémico del que no tienen ni idea proponiendo soluciones como volver al neolítico o montar un gulag para esta comunidad amparándose en la pluma libre que les otorgan estas cabeceras de gran tirada.

Un hacker es un investigador. Un hacker puede ser un experto en seguridad, en sistemas y es un profesional muy demandado por empresas e instituciones contra los verdaderos malos de esta película. Lo sabíamos todos en el sector pero ha costado mucho que la RAE incluyera esta definición en su diccionario. Ahora, seguimos luchando para que la RAE elimine el primer significado y que los malos sean llamados como se merecen: ciberdelincuentes, cibercriminales, piratas informáticos o como quieran llamarlos pero no hackers.

“Un hacker es un investigador. Un hacker puede ser un experto en seguridad, en sistemas y es un profesional muy demandado por empresas e instituciones contra los verdaderos malos de esta película, los cibercriminales”

Yo no soy hacker pero trabajo en una gran multinacional de la ciberseguridad como traductor técnico y nuestra lucha diaria siempre es la misma: combatir el cibercrimen y velar por la seguridad de nuestros clientes. La comunidad hacker en España realiza una serie de funciones aparte de sus tareas cotidianas de un valor inmenso: congresos por multitud de ciudades de España que serían imposibles de nombrar aquí todos, charlas de concienciación en instituciones, talleres, conferencias, eventos como ‘Hack&Beers’ para difundir la seguridad, Hack&kids, Hacking solidario. Había incluso una publicación llamada One Hacker tristemente desaparecida.
Por tanto, una palabra no puede ser el lado bueno y el malo al mismo tiempo de un mismo concepto. Como filólogo, me parece inaceptable. Debemos llamar a las cosas por su nombre y quiero pensar que todos aquí vamos contra los mismos: contra el cibercrimen, el ciberacoso, los ciberdelincuentes, los piratas informáticos que organizaron infecciones de calado mundial como el ataque de ransomware de 2017. Quiero pensar que a esos se referían los periodistas o pseudo-periodistas con sus artículos incendiarios sin ningún fundamento. Antes de abrir el Word, les pido que se informen un poco más. Yo no hablaría de algo de lo que no me he informado o estoy convencido. Los medios de comunicación tienen una responsabilidad social crucial a la hora de formar el imaginario colectivo y la forma con que se nombran las cosas no es algo baladí, y menos en este tema.

“Una palabra no puede ser el lado bueno y el malo al mismo tiempo de un mismo concepto. Debemos llamar a las cosas por su nombre y quiero pensar que todos aquí vamos contra los mismos: contra el cibercrimen, el ciberacoso, los ciberdelincuentes, los piratas informáticos que organizaron infecciones de calado mundial como el ataque de ransomware de 2017”

El sector de la ciberseguridad es un comunidad estratégica de cara a futuro con cada vez más trabajo y más especialistas coordinados para combatir el cibercrimen. Lo forman profesionales de diversos cuerpos y fuerzas de seguridad como la Unidad de delitos telemáticos (entre otras), hackers, consultores, forenses, abogados, la industria antivirus, el INCIBE y seguro que me dejo a algunos en el tintero. Seguiremos en la brecha haciendo lo de siempre: promoviendo un uso responsable de la tecnología.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here